En la au­dien­cia ge­ne­ral del miér­co­les 7 de fe­bre­ro, el Papa Fran­cis­co di­ri­gió dos apre­mian­tes lla­ma­mien­tos: uno ante la Jor­na­da Mun­dial con­tra la pla­ga ver­gon­zo­sa de la tra­ta y otro con el an­he­lo de que las Olim­pia­das de Co­rea del Sur sean ejem­plo y fies­ta de paz

El Obis­po de Roma reite­ró la im­por­tan­cia de au­nar es­fuer­zos en el mun­do con­tra el cri­men del trá­fi­co de se­res hu­ma­nos:

«Ma­ña­na, 8 de fe­bre­ro, me­mo­ria li­túr­gi­ca de San­ta Jo­se­fi­na Bakhi­ta, se ce­le­bra la Jor­na­da Mun­dial de Ora­ción y Re­fle­xión con­tra la Tra­ta. El tema de este año es

“ Mi­gra­cio­nes sin tra­ta ¡Sí a la li­ber­tad! ¡No a la tra­ta! ”

Te­nien­do po­cas po­si­bi­li­da­des de ca­na­les re­gu­la­res, mu­chos mi­gran­tes de­ci­den aven­tu­rar­se por otros ca­mi­nos, don­de a me­nu­do los es­pe­ran abu­sos de todo tipo, ex­plo­ta­ción y re­duc­ción a la es­cla­vi­tud.

Las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, de­di­ca­das a la tra­ta de per­so­nas, usan es­tas ru­tas mi­gra­to­rias para es­con­der a sus víc­ti­mas en­tre los mi­gran­tes y los que bus­can re­fu­gio.

In­vi­to por lo tan­to a to­dos, ciu­da­da­nos e ins­ti­tu­cio­nes, au­nar es­fuer­zos para pre­ve­nir la tra­ta y ga­ran­ti­zar pro­tec­ción y asis­ten­cia a las víc­ti­mas.

Ore­mos para que el Se­ñor con­vier­ta el co­ra­zón de los tra­fi­can­tes  – que pa­la­bra fea: tra­fi­can­tes de se­res hu­ma­nos – y brin­de la es­pe­ran­za de re­co­brar su li­ber­tad a cuan­tos su­fren por esta pla­ga ver­gon­zo­sa».

Olim­pia­das im­pul­sen paz y en­cuen­tro en­tre los pue­blos

Y ante la inau­gu­ra­ción de las Olim­pia­das in­ver­na­les co­rea­nas, des­ta­có que las dos Co­reas lle­va­rán una mis­ma ban­de­ra, alen­tan­do la es­pe­ran­za de un mun­do en el que la re­so­lu­ción de los con­flic­tos pase por el diá­lo­go:

«Pa­sa­do ma­ña­na, vier­nes 9 de fe­bre­ro, se abri­rán los XXIII Jue­gos Olím­pi­cos In­ver­na­les, en la ciu­dad de Pyeong­Chang, en Co­rea del Sur, con la par­ti­ci­pa­ción de 92 paí­ses.