Juan Manuel Mireles Lara, «Johnny», es un joven de Monterrey, Nuevo León. Estudió ciencias de la comunicación y se especializó en marketing; pero Dios lo ha llamado a servirle a través de la música y las redes sociales, y con estas herramientas se dedica de tiempo completo a la evangelización

Por Chucho Picón

Johnny, ¿cuáles son tus sueños?

El Señor me ha puesto la misión de servirle a través de la música, que es algo que me ha apasionado desde niño, lo que más me gusta hacer. Y mi sueño es alcanzar los objetivos que Dios ha puesto en mi mente y en mi corazón, llevándolos a feliz término.

¿Cómo fue tu llamado  a la música católica?

Yo ya tengo diez años en esto, empecé en un coro. En mi adolescencia yo era uno de esos chavos a los que no les gusta ir a Misa; se me hacía aburrida. Pero el Señor te va cambiando, y a mí me fue llamando a través de la música. Tenía 17 años, y yo en Misa era de los que siempre se sientan atrás, pero entonces escuché cantar al coro después de la Comunión el canto «Alma de Cristo» y entonces me acerqué al final de la Misa, dije que yo tocaba la guitarra, que me había gustado mucho el canto y que si me podían proporcionar los acordes para tocarla. Entonces me invitaron a integrarme al coro y acepté. Y estando ahí descubrí que además de tocar me gustaba cantar, tanto, que al final dejé la guitarra y me dediqué sólo al canto.

El hecho es que después de no querer ir a Misa, la música fue el instrumento que el Señor usó para que yo ya no quisiera faltar. Asistir todos los domingos se transformó para mí en un compromiso muy importante con el coro y eso a la vez me hizo ir comprometiendo cada vez más con el Señor en la Eucaristía.

Después de ese camino, en el que te fuiste preparando más, ¿cómo llegas al grupo «Alfarero»?

Yo había empezado leer la Biblia y a participar en retiros y poco a poco se fue dando en mí el deseo de evangelizar a través de la música. Yo de la música católica sólo sabía de compositores como Martín Valverde, la Hermana Glenda o Jon Carlo.

Al grupo «Alfarero» no lo conocía, pero una tía mía sí. Ella era muy despegada de Dios, pero se fue a Estados Unidos y ahí tuvo un acercamiento con el Señor al hacerse protestante evangélica. Sin embargo, hubo cosas de esa religión que no le gustaron, así que regresó a la Iglesia católica y ahí conoció a «Alfareros». Un día me dijo que «Alfareros» estaba haciendo un casting para integrar a jóvenes que quisieran cantar y me dio los datos para asistir.

Yo estaba algo renuente, me decía: «¿A qué voy?», pues ya había asistido a castings seculares de busca talentos, como el de La Academia, Código Fama y cosas así. Me sentía desanimado pensado: «Va a ser lo mismo. No tengo mucha oportunidad».

Realmente no sé por qué, pero fui. Me entrevistó el director de «Alfareros», Junior Cabrera. Y seis meses después me notificó que había sido aceptado para incorporarme al proyecto; debía estar un mes más tarde en Panamá, para participar en un proyecto llamado «Diez Talentos», en el que los participantes pudimos componer canciones y grabar. Con «Diez Talentos» participé cantando  «Yo te perdono», tema que Junior Cabrera incluyó en el disco nuevo.

Por cosas de Dios no se dio más, no lo quiso el Señor; pero fue una experiencia de verdad increíble.

Sin duda Dios te ha permitido cumplir muchos sueños; ¿pero qué otros sueños te gustaría que Él te concediera?

Yo creo que es el mismo Señor el que te va poniendo muchos sueños, y que no te va a poner sueños que no puedas alcanzar. Yo antes era muy ambicioso en cuestiones como los negocios, pero Dios cambió mi ambición para las cosas del mundo. Trato de hacer las cosas con la mejor calidad posible y uno de mis sueños es poder compartir cada vez con más personas la música de Dios, que es poderosísima. ¿Qué nos pide el Señor? Tener fe, pero es algo que a los seres humanos nos cuesta mucho trabajo lograr.

Nos habla Dios de tener fe aunque sea del tamaño de una semilla de mostaza. Y cuando la música te toca el corazón, lo he comprobado, te hace tener fe por pequeños instantes y con eso es suficiente para que vaya creciendo esa pequeña semillita; y va a ir creciendo, y van a pasar los años y tú te vas a hacer más fuerte. Yo creo en el poder de la música, por eso es que hago esto.

Hay muchas cosas que nos pueden alejar de Dios, pero la música puede ser uno de los medios que Dios usa para llamar nuestra atención, para jalarnos al redil. ¡Esa es la misión de la música!

¿La música es el idioma del alma?

Así es, ¡comprobadísimo! Claro que sí. A algunos a lo mejor Dios les habla de otra manera, con otros medios, pero creo que la música es tan hermosa, es tan fuerte, que cuando se hace para Dios se convierte en la manera en que Él nos habla.

¿Qué sientes cuando cantas?  ¿Qué sucede en tu corazón?

Creo que es algo que no se puede explicar con palabras, es algo muy bonito adorar a Jesús Eucaristía, cantándole. Es lo que más disfruto. Es hermoso también alabarlo al cantar en conciertos, pero es todavía mejor cuando la atención no es para mí sino para el Señor.

Biografía

Cantante de música cristiana, fue descubierto en un casting realizado por Junior Cabrera (Productor y director de ALFAREROS y egresado del Berklee College of Music) a más de 3,000 personas en diferentes países. Johnny Mireles fue integrante del proyecto Diez Talentos. Sus covers han sido producidos por Andrés Guardado (productor de Rio Roma).

Más información

Búscalo en sus redes sociales:

m.me/JohnnyMirele

johnnymirele@gmail.com

Youtube: johnny mireles

Instagram: johnnymirele

 

Publicado en la edición impresa de El Observador del 29 de julio de 2018 No. 1203