El Consejo de Presidencia del Episcopado Mexicano ha convocado a los fieles del país y a las personas de buena voluntad, a unirse en oración, haciendo eco al llamado del Papa Francisco, por los cristianos perseguido en Irak.

La CEM expresa su “profunda preocupación por la dramática situación que miles de personas indefensas, especialmente cristianas, están padeciendo al norte de Irak”, y su “solidaridad con todos aquellos hermanos y hermanas que han sido desplazados de forma inhumana”.

Los obispos del Consejo de Presidencia de la CEM invitan a una celebración Eucarística el próximo martes 12 de agosto a las 9:00 de la mañana en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, que se ofrecerá  “ por nuestros hermanos perseguidos, y para que, como ha pedido el Santo Padre: “El Dios de la paz suscite en todos un auténtico deseo de diálogo y de reconciliación” (Ángelus, 20 de julio de 2014)”, señala el comunicado de la CEM.