Las decisiones serán puestas en práctica sólo después de 2018. Hay entusiasmo sobre todo en el mundo de la industria de las energías renovables, que absorberán el 59% de las inversiones en los próximos diez años. Para los científicos es un buen acuerdo, pero va actuado con decisión. Los países insulares se sienten amenazados ya por el incremento de la temperatura de 1,5 grados.

El acuerdo alcanzado como conclusión de la Conferencia de París sobre el clima (COP21) fue acogido con entusiasmo por la asamblea, pero por algunos lados serpentean descontentos por la lentitud con el cual éste será actuado. Los más felices parecen ser las industrias, sobre todo aquellas de las energías renovables- que ven abierto un campo y un mercado en decidido crecimiento.

Bajo los 2 grados

El acuerdo prevé el compromiso por parte de la comunidad internacional en mantener el incremento de la temperatura del planeta “bien por debajo de los 2 grados” y de realizar esfuerzos para limitar el incremento a 1,5 grados.

Sobre 195 países, 186 ya anunciado medidas para limitar o reducir las emisiones de gas sierra dentro de los años 2025-2030. El problema es que si también todas estas medidas son puestas en acto, según varios científicos la temperatura crecería de unos 3 grados. Y los países insulares-amenazados de ser sumergidos por el levantamiento del mar-afirman que ellos están en peligro de vida ya con el incremento de 1,5 grados.

Otro elemento controvertido es la revisión de los compromisos, que debería suceder cada cinco años. En 2018 se debería producir una relación especial para estudiar cómo alcanzar el resultado de 1,5 grados; los 195 países serán invitados a tomar las decisiones consiguientes. La primera revisión obligatoria sería en cambio en 2025. Quizás demasiado tarde.

Las ayudas financieras

Ya en 2009, los países ricos habían prometido que destinarían 100 mil millones por año- a partir del 2020- para ayudar a los países en vías de desarrollo a la transición hacia energías limpias y para enfrentar los daños causados por el calentamiento global, siendo ellos las primeras víctimas desde el punto de vista de la contaminación, de la desertificación, de la agricultura. En el acuerdo de París se reafirma que los 100 mil millones son sólo una “base” que habrá que enriquecer de a poco. Los países desarrollados habían pedido con insistencia de no ser los únicos en contribuir y pedían la participación de países como China, Corea del Sur, Singapur y los países del petróleo.

La fórmula a la cual se llegó afirma el compromiso de los países desarrollados y “alienta” a otros países a apoyar el fondo con donaciones voluntarias.

Los países dañados

Un punto que quedó vago es la ayuda que hay que dar a los países golpeados en modo irreversible por los cambios climáticos. El hecho que este problema venga citado es una victoria para los países vulnerables. Pero no se aclara el mecanismo con el cual las ayudas serán distribuidas y quién deberá pagarlas. Los EEUU, considerados entre los primeros responsables del calentamiento, lograron inserir una frase por la cual la cuestión de las ayudas no puede servir de base para denunciar responsabilidades o exigir recompensas.

Los científicos y las industrias

En la comunidad científica hay una discreta satisfacción por el acuerdo: todos hacen notar que la dirección tomada es la justa, pero se necesita que todos hagan su parte y se actúe cuánto se decidió. Si esto sucede, según los climatólogos, dentro de algún decenio el acuerdo podrá reducir a cero la utilización de energías fósiles.

Máxima satisfacción en cambio para la industrias, que ven un importante mercado en la transición de energías que utilizan carbón y petróleo a energías limpias (gas eólico, solar, etc…) Según estudios de la Onu, es necesario un gasto de la menos 1000 millones de millones por año para reducir el uso del carbón y frenar el elevarse de las temperaturas.

La energía internacional de la energía calcula que en los próximos diez años, el campo de las renovables absorberá el 59% de los capitales en el sector energético. Entre 2026 y el 2040 alcanzará el 75%.

Información de AsiaNews.it