ESPECIAL | XV CONAMI |

Este jueves 27 de octubre se estará inaugurando el XV Congreso Nacional Misionero en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, con la participación de unos 5 mil agentes de pastoral, provenientes de las 93 diócesis de México, según tienen previsto los organizadores. El encuentro misionero tendrá como lema: «Testigos alegres del evangelio, anunciando la misericordia del Padre».

El CONAMI de este año pretende «animar a los congresistas en su ser de discípulos misioneros como testigos de la misericordia del Padre, y anunciadores de la alegría del Evangelio, para ser una Iglesia en salida, que responda a su compromiso bautismal misionero, que suscite y fortalezca procesos evangelizadores».

Animar y formar la conciencia misionera

El CONAMI es un instrumento que la Iglesia en México, a través de la Dimensión Episcopal de Misiones y de las Obras Misionales Pontificio Episcopales de México, ha promovido para animar y formar la conciencia misionera del pueblo de Dios y su responsabilidad para con la misión de la Iglesia universal.

El CONAMI constituye una ocasión muy propicia para iniciar o fortalecer procesos misioneros y para delinear proyectos que enfaticen la importancia de una pastoral misionera con la finalidad de formar una clave misionera que sea capaz de revitalizar toda la vida pastoral de la Iglesia.

Iglesia en salida misionera

El Papa Francisco ha subrayado, en su Exhortación apostólica Evangelii gaudium, que la pastoral en clave de misión pretende abandonar el cómodo criterio pastoral del “siempre se ha hecho así”; por eso constantemente, en sus discursos y mensajes en los países que ha visitado, sacude con su invitación “a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades” (EG 33).

Así las cosas, el CONAMI es un espacio de encuentro alegre, cercano y fraterno de la comunidad eclesial que peregrina en México, en el que se ora, se estudia, se reflexiona, se celebra y se comparten experiencias sobre la permanencia, la urgencia y los desafíos de la misión ad gentes de la Iglesia. En cada Congreso Nacional Misionero, la Iglesia mexicana se ha esforzado por encontrar una manera concreta de revitalizar su compromiso misionero, así como de ir descubriendo cuál es la manera de llevarlo a cabo de modo eficaz y coherente.