Mauricio Alfonso Guízar, coordinador de la gira de Santa Mariam de Jesús en México y fuentes del Carmelo de Tierra Santa, detalla para El Observador la vida de la Santa, que es ejemplo para los cristianos perseguidos e inmigrantes, dado que su familia emigró desde Líbano hasta Nazareth. Esto ha sido un constante llamado del Papa Francisco

Por Ana Paula Morales @apmorales

Mariam Baouardy, fue una Virgen de la Orden de las Carmelitas Descalzas, que, colmada de carismas místicos, unió la vida contemplativa con una singular caridad (1846-1878).
Fue canonizada el 17 de mayo de 2015 por el Papa Francisco.
Nació 5 enero 1846 en Ibillin, Galilea, cerca de Nazareth, en una familia de rito greco-católico. Sus padres sufrieron la dolorosa pérdida de 12 bebés que morían recién nacidos.

En su profundo dolor y confianza en Dios, hicieron una peregrinación a Belén para pedir la gracia de una hija. Y Dios se los concedió, así com, al siguiente año, su hermano Boulos.

Mariam no tenía aún 3 años cuando su padre muere confiándola a la fiel custodia de san José. Algunos días más tarde muere su madre. Es así que Boulos es adoptado por una tía y Mariam por un tío de buena condición. Los dos hermanos son separados para siempre.

Una experiencia de niña es decisiva para su vida futura: juega con dos pequeños pajarillos y quiere hacerlos tomar un baño… pero estos no resisten y mueren entre sus manos. Toda triste, siente entonces interiormente estas palabras: «¿Ves?, es así que todo pasa; pero si quieres darme tu corazón, yo me quedaré siempre contigo».
A los 8 años hace su primera Comunión. Poco después su tío parte para Alejandría con toda la familia.

En Egipto: Alejandría y el martirio

Mariam tiene 12 años cuando se entera que su tío quiere casarla. Decidida a darse totalmente a Dios, ella rechaza la proposición. Ella encuentra a un viejo criado de la casa que era musulmán y la exhorta a dejar a los cristianos y a abrasar su religión. Mariam rechaza. Encolerizado, el hombre saca su cimitarra y le corta la garganta, abandonándola en una callejuela oscura. Ella muere y Dios le dice que debe regresar a cumplir a la tierra su misión. Se despierta en una gruta, cerca de una joven mujer que se parecía a una religiosa quien la cura y cuida durante un mes. Después le será revelado que fue la Virgen María.

Desde ese día, Mariam irá de ciudad en ciudad (Alejandría, Jerusalén, Beirut, Marsella…), como doméstica, eligiendo preferentemente las familias pobres, ayudándolas, pero dejándolas en cuanto se siente demasiado honrada.
En 1865 Mariam se encuentra en Marsella. Entra con las Hermanas de San José de la Aparición. Tiene 19 años, pero sólo parece de 12 o 13. Habla mal el francés y posee una salud frágil… es admitida al noviciado, y su alegría es enorme por poder entregarse de este modo a Dios. Siempre dispuesta para los trabajos más pesados, ella pasa la mayor parte de su tiempo lavando o en la cocina… pero junto a dicha vida ordinaria, dos días por semanas revive la Pasión de Jesús, recibe los estigmas (que en su sencillez cree ser una enfermedad) y comienzan a manifestarse toda clase de gracias extraordinarias.

La fundación del
Carmelo de Belén

Poco después de su regreso de Mangalor, comienza a hablar de la fundación de un Carmelo en Belén. Los obstáculos son numerosos, pero se disipan progresivamente, incluso de manera inesperada. Por fin la autorización es dada por Roma y el 20 de agosto de 1875 un pequeño grupo de carmelitas se embarca para esta aventura.

El Señor mismo guía a Mariam hacia el lugar y la construcción donde Él mismo le dice que es el lugar en que el rey David fue ungido Rey de Israel y donde nació y vivió su Padre San José. El Señor Jesús mismo le muestra los planos del Monasterio indicándole también cómo lo deben decorar y construir.
Puesto que es la única que habla árabe, ella se encarga particularmente de seguir los trabajos, «inmersa en la arena y en la cal». La comunidad puede venir a habitar los lugares preparados desde el 21 de noviembre de 1876, mientras que ciertos trabajos continúan. Se preocupa también por la fundación de un Carmelo en Naza- reth, viajando allí y logrando que se compre un terreno en agosto de 1878 para dicho fin. Durante este viaje le es revelado por Dios el lugar de Emaús. Ella lo hace comprar a Berthe Dartigaux para el Carmelo.
De vuelta en Belén, retoma la vigilancia de los trabajos bajo un calor sofocante. Llevando de beber a los obreros, Mariam cae de una escalera y se parte un brazo… La gangrena va afectarle muy velozmente y muere algunos días después del suceso, el 26 de agosto de 1878, a los 32 años.

Su mensaje
La presencia de Mariam es para nosotras un vínculo con todo el mundo árabe. Mariam, nos descubre este mundo invisible tan cerca de nosotros, el cual es todo misericordia. Ella nos enseña a apostar toda nuestra vida por «aquello que no pasa nunca», aquello que únicamente «tiene peso»: Dios solo.
Mariam, que es llamada por algunos «Patrona de la Paz» para la Tierra Santa, nos recomienda: «Dirigíos al Espíritu Santo que inspira todo».
«El ‘yo’ es aquello que hace perder al mundo. Los que tienen el ‘yo’ llevan la tristeza y la angustia con ellos. No se puede tener juntos a Dios y al mundo… Aquel que no tiene el ‘yo’ tiene todas las virtudes y la paz y la alegría». Pero con el Espíritu Santo todo, incluso «una gota» sola, algo insignificante, llega a ser posible de gran transformación: Espíritu Santo, inspirame; Amor de Dios, consúmeme; al verdadero camino, condúceme; María, Madre mía, mírame; con Jesús, bendíceme; de todo mal, de toda ilusión, de todo peligro, presérvame».

Fechas de la gira
El sábado 13 de enero harán una liberación con las reliquias de 9 am a 13. El domingo 14 de enero estarán expuestas en el Templo de San Juan Bautista (Coyoacán) de 15-18:30 pm. El lunes 15 de enero estarán en la 1 era Vicaria de 15-19 pm en la parroquia de los Santos Apóstoles Felipe y Santiago (Azcapotzalco). El martes 16 de enero 2da Vicaría en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen (la sabatina) de 15-19 pm. El viernes 19 de enero en el Templo Expiatorio (Antigua Basílica de Guadalupe) 15 -18 pm Se celebrará una Santa Misa en el Altar Mayor de la Basílica de Guadalupe a las 18 pm. El lunes 22 de enero estarán expuestas en la 5ta Vicaría de 17-21pm. El martes 23 de enero en la Catedral Maronita de Ciudad de México de 11 am-14 pm. El día 29 de enero las reliquias dejarán nuestro país.