Por Pbro. Sergio G. Román / Desde la fe

El 8 de septiembre, en la Basílica de Guadalupe, durante la Misa Capitular de las 9:00 horas, monseñor Salvador Martínez Ávila, Rector de la Basílica de Guadalupe, leyó un Decreto de la Penitenciaria Apostólica en el marco del inicio del año del Jubileo por la celebración de los CXXV años de la Coronación de la Virgen de Guadalupe, en el que se concede Indulgencia Plenaria, del 8 de septiembre de 2019 al 8 de septiembre del 2020, a quienes asistan a Misa a la Basílica, se confiesen, comulguen y oren por las intenciones del Papa Francisco.

El Código de Derecho Canónico explica que «La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos».

El perdón es, pues, gratuito

El pecado es un delito ante Dios porque transgrede, viola su ley. Todo delito implica culpa, una pena eterna y una pena temporal en justicia y delante de Dios.

Para entenderlo: si yo robé y me arrepiento, voy al confesionario donde un sacerdote, en el nombre de Dios y por mandato de Cristo, perdona mi pecado gratis. Ya estoy perdonado de la culpa y de la pena eterna. Ya no iré al infierno. Pero en justicia me falta satisfacer la pena temporal, es decir, regresar lo robado y reparar el daño. Eso no lo perdona el confesor y por eso impone, simbólicamente, una penitencia que me inicia en un camino de reparación y de fortalecimiento para no caer de nuevo en el pecado.

La Iglesia nos propone modos y tiempos de penitencia. La Cuaresma es el tiempo propio de la penitencia. Los modos clásicos son la oración, la limosna (obras de misericordia) y el ayuno (la mortificación y la disciplina personal).

¿Cómo ganarla?

Las condiciones para ganar una indulgencia en la Basílica de Guadalupe son:

  • » Del 8 de septiembre de 2019 al 12 de octubre de 2020, es necesario…
  • » Un rechazo firme al pecado.
  • » El deseo expreso de ganar la indulgencia.
  • » Confesarse o estar en gracia de Dios.
  • » Comulgar y orar por las intenciones del Papa.
  • » Alguna acción especificada en el decreto particular. (En este caso: participar en Misa en la Basílica de Guadalupe)
  • » Se puede ganar una indulgencia plenaria cada día y se puede aplicar a los fieles difuntos.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 29 de septiembre de 2019 No.1264