«En mayo y para siempre, redescubrir la belleza de rezar el Rosario en casa«

Edición digital de El Observador de la actualidad No. 1296 | 10 de mayo de 2020

EN ESTE NÚMERO

– Tema de la semana: El Rosario no es para mayo, es para siempre p.3-7

– Esa es María en mi vida p.9

– Esposo, amigos del esposo: la práctica del amor en la pareja p.10

– «Si la canción produce emociones, cumple su objetivo»: Jonatan Narváez p.11

– Pandemia, pandemia, pandemia… p.12

– Cómo ser contemplativos y encontrar a Dios p.19

– Kelaía, una voz de esperanza p.20

– Mi nombre es Cristo por Miguel Aranguren p.24

– Los cajeros en tiempos del coronavirus por Arturo Maximiliano p.25

– La enfermera que lleva la gracia del Bautismo por Desde la fe p.26

– En Siria se sobrevive a la guerra y ahora al coronavirus por AIN p.27

– Reservas para los momentos difíciles por Fernando Pascual p.28

– ¿Qué es lo prioritario ahora? por Martha Morales p.29

Y más…

SUSCRÍBETE A EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD

Muy queridos lectores:

Tras 25 años de circulación ininterrumpida, la versión en papel de El Observador ha sido suspendida temporalmente.

Hemos decidido continuar nuestra lucha por la buena prensa católica con una edición digital que estará circulando de manera gratuita.

Sin embargo, queremos pedirles un gran favor.  Si pueden o si quieren apoyar este medio, cómpranos una suscripción digital por seis meses o por un año.

A continuación le damos los precios y el lugar donde puede hacernos el pago.  Son tiempos en que los católicos debemos apoyarnos para seguir haciendo del Evangelio un bastión de esperanza en un mundo en crisis.

Suscripción digital a 6 meses: 150 pesos

Suscripción digital a 12 meses: 295 pesos

https://elobservadorenlinea.com/suscripciones/

Si quiere hacer un donativo por Internet puede usar el siguiente enlace https://www.paypal.me/elobservador

A medida que transcurran las semanas, comenzaremos a incorporar contenidos y promociones exclusivas para los suscriptores digitales.

Por ahora no nos queda más que darles a ustedes las gracias y pedirles de todo corazón que nos consideren entre sus opciones de lectura y nos recomienden con sus familiares y amigos para poder seguir construyendo una fe que se hace cultura.