El diario “New York Times” publicó una impactante portada en honor a los cerca de 100 mil muertos por la COVID-19 en Estados Unidos.

Por Dolors Massot / Aleteia en El Observador

El “New York Times” sorprendió el domingo 24 de mayo con una portada en su edición impresa en la que rendía un sentido homenaje a los 100 mil fallecidos por coronavirus en Estados Unidos.

Su título: “Casi 100 000 muertos en Estados Unidos, una incalculable pérdida”. En la entradilla: “No eran simplemente nombres en una lista. Éramos nosotros”.

La portada llama poderosamente la atención porque no hay color: está en blanco y negro y sigue el esquema de las páginas de los periódicos de hace un siglo, sin fotografías.

Una portada de almas y una portada con alma

Alguien dijo que cuando no se fotografía en color sino en blanco y negro, se fotografía el alma. Pues bien, el rotativo neoyorquino puso en negro sobre blanco los nombres de los difuntos, uno a uno: su nombre completo, su edad y una frase tomada de los obituarios que han ido apareciendo en los distintos rotativos estadounidenses.

Así, aparecen, entre otros, Michael, un anciano de 92 años. De él se dice: “Llevó a su familia cada semana a la iglesia”. O “Jana Prince, 43″, de quien se puede leer: “Trabajadora social, dedicó su vida a los demás”.

En la edición digital, aparece la selección de los mil nombres, organizados por la fecha en que murieron y con el detalle de cuántos fallecidos había en ese momento. Es una lista que hace un recorrido cronológico de la tragedia poniendo rostro humano al coronavirus.

Los motivos de esta portada

El propio “New York Times” consideró que debía explicar su portada a los lectores en un artículo de la sección The Times Insider.

“Los editores del Times han estado pensando cómo conmemorar este hito nefasto”, explica el periodista John Grippe. “Simone Landon, editora asistente del departamento gráfico, quería representar el número de una forma que expresara tanto la vastedad como la variedad de las vidas perdidas.”

Fatiga frente a los datos

Landon y sus colegas se plantearon cuál sería el mejor modo de informar cuando Estados Unidos se acerca a los 100,000 muertos: “Tanto entre nosotros como seguramente en el público en general, existe algo de fatiga frente a los datos”.

“Colocar 100,000 puntos o figuras de palitos en una página ‘en realidad no dice mucho acerca de quiénes eran esas personas, de las vidas que vivieron, de lo que todo esto significa para nosotros como país”, dijo Landon. Así que se le ocurrió la idea de compilar obituarios y esquelas de víctimas de la COVID-19 publicadas en periódicos grandes y pequeños de Estados Unidos, y seleccionar fragmentos vívidos de ellos”.

Cada vida es importante

En la elaboración de esta lista trabajaron editores de distintas secciones, además de 3 estudiantes de periodismo. Leyeron los obituarios “en centenares de periódicos” y recopilaron las frases que mejor “retrataran la singularidad de cada vida perdida”.

Los principales medios de comunicación del mundo se hicieron eco de la portada y en las redes sociales millones de personas la publicaron y comentaron. No será de extrañar que la iniciativa alcance un premio Pulitzer en la próxima edición.

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 31 de mayo de 2020. No. 1299