Por Sergio Estrada

Este 6 de Enero se recuerda la manifestación de nuestro Señor Jesucristo conocido como la “Epifanía del Señor”. Etimológicamente, la palabra “Epifanía”, significa manifestación y referida al Señor es en los momentos en que Jesús se manifiesta y se revela al mundo.

En el momento en que Jesús es reconocido por los Reyes Magos, a su vez es reconocido por el mundo como nuestro Salvador, debido a que los monarcas representan a los hombres que existen en la tierra, algunos son de tez blanca y otro moreno caracterizando a las personas de las regiones del mundo.

En estos momentos en todo el orbe se necesita la manifestación de nuestro Señor “Epifanía”, para erradicar las adversidades que se tienen por la crisis en el mundo. Es necesario pedir al niño Dios que su “Epifanía” nos ayude a salir de esta situación que hoy en día vivimos.

Epifanía, también día de Reyes.

Este día de la manifestación del Señor culturalmente se identifica como el “Día de Reyes”, sin embargo, hay tres momentos en los que Jesús se manifiesta. Esta manifestación es un acontecimiento religioso. Para muchas culturas las epifanías corresponden a revelaciones o apariciones en donde los profetas interpretaban visiones más allá del mundo.

Es así como el niño Jesús se revela ante los Magos, representantes de otras civilizaciones y del mundo pagano, que lo identifican como el Mesías. La llegada de un Salvador había sido anunciada en varios textos del Antiguo Testamento por lo que este momento es de gran importancia.

La Epifanía del Señor se tiene lugar cuando Jesús aparece relatado en el Evangelio según San Mateo: “Al ver la estrella, los sabios se llenaron de alegría, luego entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre y arrodillándose, lo adoraron. Abrieron sus cofres y le ofrecieron oro, incienso y mirra”.

Es por eso que hoy en día los niños al tener buena conducta son objetos de los Reyes Magos de traerles juguetes, pues se recuerda el pasaje en que estos sabios le trajeron y regalaron objetos preciosos al niño Jesús en su nacimiento acompañado de su madre la Virgen María y de su padre San José y los pastorcillos.

Este 6 de Enero, esperemos la Epifanía del Señor con gran esperanza y alegría que Jesús siempre esta con nosotros, manifestándose y ayudándonos en nuestro caminar por el mundo para superar adversidades que hoy en día cada vez es más necesario.