La morenita del Tepeyac nos pide que despertemos, que México despierte en cada uno de nosotros. El voto nos responsabiliza para construir un país según su Corazón.

La Cámara de Diputados te representa a ti. Una vez que votaste estás obligado a darle seguimiento por quien votaste. El voto te responsabiliza.

Es importante que votes, te involucres, que seas responsable.

No más gobiernos de un solo hombre. Porque si el poder puede corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente.

Cada uno debe cumplir con su parte. En política no existe el vacío. Cuando se produce, es el caos. Por eso, una política consciente no debe despreciar al que piensa diferente, sino integrarlo.

Así lo hizo la morenita del Tepeyac hace casi cinco siglos, cuando suspendió la lucha entre dos culturas y las unió con una simple frase: “¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?”