Por Jaime Septién

En el libro Soñemos juntos el camino a un futuro mejor, que reúne conversaciones del Papa Francisco con el periodista inglés Austen Ivereigh, hay muchísimas pistas para quienes estén, en esto largos meses de pandemia, aspirando a no quedarse estáticos y a salir de los días oscuros con una nueva esperanza.

Espigo algunas frases en las que el pontífice argentino nos indica por dónde podemos caminar (en comunidad) para que el arca de este “momento Noé” que estamos atravesando ni se nos hunda ni se nos pierda en la inmensidad del desaliento:

“Para salir mejores de esta crisis, necesitamos ver claro, elegir bien y actuar en consecuencia. Hablemos del cómo. Atrevámonos a soñar”

“¿Cuál es el fruto más grande de una crisis personal? Diría que la paciencia, condimentada con un sano sentido del humor, que nos permite aguantar y crear espacio para el cambio”

“Para ayudarnos a visualizar este futuro mejor, podemos pensar en esas tres T que los movimientos populares promueven. Si ponemos la tierra, el techo y el trabajo dignos para todos en el centro de nuestras acciones, podemos crear un círculo virtuoso que, con el tiempo, nos ayude a restaurar la dignidad”

“Nuestro mayor poder no es el respeto que los otros nos tienen, sino el servicio que podemos ofrecer a los demás”

“Lo que tenemos que evitar es la tentación de girar sobre nosotros mismos”

Buenos consejos para combinar un ambicioso plan de navegación con un modesto, pero efectivo, muelle donde echar amarras.

TEMA DE LA SEMANA: LO QUE SÍ PODEMOS HACER PARA CUIDAR A LOS OTROS Y AL MUNDO

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 22 de agosto de 2021 No. 1363