Después de casi cuatro años de trabajo de parte de la Comisión Internacional de Investigación (creada por el Vaticano en 2010) para estudiar las supuestas apariciones marianas ocurridas en la localidad bosnia de Medjugorje, en el suroeste de ese país, se concluyeron las pesquisas; así lo dio a conocer Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede.

La comisión, presidida por el cardenal italiano Camillo Ruini, deberá presentar sus informes a la Congregación vaticana para la Doctrina de la Fe, con el objetivo de dar a conocer a la Santa Sede las informaciones recabadas en estos cuatro años de investigación.

Lombardi explicó  que la comisión ha concluido  sus trabajos,  y que estos serán analizados por las autoridades competentes de la Congregación (para la Doctrina de la Fe).

Los hechos

Como es sabido, desde junio de 1981, los vecinos de Medjurgorje, en ese entonces Yugoslavia (hoy Bosnia-Herzegovina, a pocos kilómetros de la frontera con Croacia), reportan una prolongada serie de apariciones de la Virgen María, cuyos «videntes» fueron seis niños aseguraron haber visto a la Virgen María, primero en una colina cercana a esa población (de unos cuatro mil habitantes) y después en la iglesia de la localidad.

El último fenómeno se produjo el pasado septiembre, cuando miles de fieles católicos comenzaron a congregarse en el santuario croata-bosnio de la misma localidad, frente a una casa en la que una estatua de la Virgen supuestamente había comenzado a emanar luz.

Se trataba del domicilio de Vicka Ivanovic, una de los seis niños que en 1981 aseguraron haber presenciado la aparición.

Desde la primera supuesta aparición, el santuario de Medjugorje se ha convertido en un punto de peregrinación muy importante para los decenas de miles de católicos que le visitan cada año.