Este 3 de marzo la Federación Italiana de Ejercicios Espirituales cumplió cincuenta años de existencia y fue recibida por el Papa Francisco en el Vaticano. El Santo Padre resaltó que «los Ejercicios Espirituales son una experiencia del amor de Dios y que los hombres de hoy tienen necesidad de encontrar a Dios no «de oídas».

«Proponer los Ejercicios Espirituales es invitar a una experiencia de Dios, de su amor y de su belleza». Así comenzó su discurso el Papa, señalando que el que «vive los Ejercicios» vuelve «renovado», «transfigurado» a la vida de cada día, al ministerio, a las relaciones cotidianas, llevando consigo el perfume de Cristo»:

«Los hombres y las mujeres de hoy en día necesitan encontrar a Dios, conocerlo ‘no de oídas’ (cfr. Job 42,5). El servicio de ustedes está dirigido todo a esto y lo hacen ofreciendo espacios y tiempos de intensa escucha de su Palabra en el silencio y en la oración».

El Papa Bergoglio señaló que las Casas de espiritualidad son lugares privilegiados para esta experiencia espiritual, por lo que deben ser apoyadas para este fin, brindando personal competente:

«Aliento a los Pastores de las diversas comunidades para que se preocupen con el fin de que no falten Casas de Ejercicios, donde agentes bien formados y predicadores preparados – dotados de cualidades doctrinales y espirituales – sean verdaderos maestros de espíritu. Sin embargo, no olvidemos nunca que el protagonista de la vida espiritual es el Espíritu Santo. Él sostiene toda iniciativa nuestra de bien y de oración».

Y tras recordar que un buen curso de Ejercicios Espirituales contribuye a renovar en el que participa su adhesión incondicional a Cristo y ayuda a comprender que la oración es el medio insustituible de la unión con Él, el Papa concluyó agradeciendo a la mencionada Federación «el precioso servicio» que brindan a «la Iglesia, con el fin de que la práctica de los Ejercicios Espirituales se difunda y sea apoyada y valorada».