El encuentro de oración por la paz en Tierra Santa entre el Papa Francisco, el presidente palestino Mahmoud Abbas y el presidente israelí Shimon Peres, propuesto por el mismo Santo Padre en su peregrinación al Oriente Medio, ya tiene fecha: será el domingo 8 de junio por la tarde en el Vaticano, fiesta de Pentecostés. Así lo ha dado a conocer la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

El Papa Francisco sorprendió a todos cuando, al finalizar la Eucaristía que celebró en Belén, hizo una invitación a los dos presidentes involucrados en este añejo conflicto:

«En este lugar, en donde nació el príncipe de la paz, deseo dirigir una invitación a usted, Señor presidente Mahmoud Abbas, y al Señor presidente Shimon Peres, para elevar juntos una intensa oración, invocando de Dios el don de la paz. Ofrezco mi casa en el Vaticano para albergar este encuentro».

Francisco había dicho en su homilía que «Todos deseamos la paz» y «especialmente los que se han puesto al servicio de los propios pueblos, tenemos el deber de convertirnos en instrumentos y en constructores de paz, antes que nada en la oración. Construir la paz es difícil, pero vivir sin la paz es un tormento». El Papa también había recordado que «todos los hombres y las mujeres de esta tierra y del mundo entero nos piden que llevemos ante Dios su ardiente aspiración a la paz».

Ya en el vuelo de regreso a Roma, durante un encuentro con los periodistas que cubrieron su viaje a Tierra Santa, el Papa comentó al respecto de esta iniciativa por la paz: «Será un encuentro de oración. No será para hacer una intermediación o para buscar soluciones. No. Nos reuniremos solamente para rezar. Y luego, cada uno vuelve a su casa. Pero yo creo que la oración es importante, y rezar juntos sin hacer discusiones de otro tipo; esto ayuda. Será un encuentro de oración: habrá un rabino, habrá un islámico y estaré yo. He pedido al Custodio de Tierra Santa [el franciscano Pierbattista Pizzaballa] que organice un poco las cosas prácticas».

El encuentro, como confirmó el mismo Pontífice en otro momento de la entrevista durante el vuelo de regreso, habría debido desarrollarse durante su viaje a Tierra Santa, pero hubo algunos problemas «logísticos» que lo impidieron. Además, es sabido que el mandato del presidente de Israel está a punto de finalizar, por eso urgía que se diera este encuentro, y se mantendrá, como ha dicho el mismo Francisco, con un carácter eminentemente religioso.

En la Audiencia General del miércoles pasado, el Papa, al recordar las etapas de su peregrinación  por Tierra Santa, aludió al encuentro de oración, y definió a los dos presidentes, de Israel y Palestina, como «hombres de paz y artífices de paz». El Papa también invitó a todos los fieles que estaban presentes en la Plaza de San Pedro: «Les pido a ustedes que no nos dejen solos, recen mucho para que el Señor nos dé la paz en esa Tierra bendita. Cuento con sus oraciones, recen mucho para que venga la paz».