Pax Christi International, un movimiento católico por la paz, recuerda en su sitio web que en dias pasados se ha  el primer Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares. El propósito de este día es el de “mejorar la conciencia pública y la educación acerca de la amenaza que suponen para la humanidad las armas nucleares, así como de la necesidad de que sean totalmente eliminadas, con el objetivo de movilizar los esfuerzos internacionales en vistas a alcanzar este objetivo común: lograr un mundo libre de armas nucleares”.

Durante décadas, las organizaciones de la sociedad civil y distintas organizaciones religiosas han tratado de llamar la atención sobre la necesidad de que se dé un desarme nuclear a través de investigaciones serias y una serie de tareas de campañas creativas y efectivas. Tras una larga pausa, que solo se interrumpió por un lento acercamiento paulatino en las negociaciones bilaterales entre EEUU y Rusia, la creciente atención sobre la  necesidad urgente de lograr un desarme nuclear está comenzando a equilibrar lo que, desde el final de la Guerra Fría, ha sido un foco singular de no proliferación.

Se han dado múltiples eventos importantes en el último año para reavivar el impulso hacia la total eliminación de las armas nucleares. Entre ellos, hay varios encuentros e informes del Grupo de Trabajo Indefinido sobre el Desarme Nuclear; dos conferencias internacionales celebradas con éxito en Noruega y México acerca de las consecuencias humanitarias de la guerra nuclear, con otra planeada para Viena en diciembre de 2014; movimientos, muy lentos, hacia una conferencia para establecer una zona libre de armas de destrucción masiva en Oriente Medio; y las demandas presentadas en La Haya y en California por parte de la República de las Islas Marshall contra las nueve naciones que poseen armas nucleares (EEUU, Rusia, Reino Unido, Francia, China, Israel, India, Pakistán y Corea del Norte) por su fracaso al cumplir con las obligaciones sobre el desarme impuestas por el Tratado de No Proliferación (NPT según sus siglas en inglés). Estos esfuerzos continuarán dándose.

El Grupo de Trabajo Indefinido de las Naciones Unidas (United Nations Open Ended Working Group –OEWG-) se estableció en noviembre de 2012 por parte de la Asamblea General de la ONU en respuesta a la amplia frustración ocasionada por la falta de avances en otros foros, incluyendo en la Conferencia para el Desarme, en la que no se llegaron a dar las negociaciones necesarias para alcanzar ningún acuerdo desde el Tratado de Prohibición de Ensayos Nucleares en 1996.