El Papa tuvo esta mañana en la Sala Clementina el encuentro anual con la Curia Romana para intercambiar las felicitaciones navideñas con los miembros de los diversos dicasterios, consejos, oficinas, tribunales y comisiones que la componen. ”Es hermoso -dijo- pensar en la Curia Romana como en un pequeño modelo de la Iglesia, es decir como un cuerpo que intenta día tras día ser más vivo, más sano y armonioso y más unido entre sí y con Cristo”.

”La Curia está siempre llamada a mejorar y crecer en comunión, santidad y sabiduría para realizar plenamente su misión. Y sin embargo, como cada cuerpo, también está expuesta a las enfermedades… Me gustaría mencionar algunas de las más frecuentes en nuestras vidas de curia. Son enfermedades y tentaciones que debilitan nuestro servicio al Señor”, prosiguió el Pontífice que tras haber invitado a todos a un examen de conciencia para prepararse a la Navidad, enumeró las ”enfermedades” curiales: ”La enfermedad de sentirse “inmortal”, “inmune” o incluso “indispensable”,la enfermedad de “martalismo” (Marta), de la excesiva operosidad,la enfermedad del endurecimiento mental y espiritual, la enfermedad de la planificación excesiva y el funcionalismo, la enfermedad de la mala, la enfermedad de Alzheimer espiritual coordinación, la enfermedad de la rivalidad y la vanagloria, la enfermedad de la esquizofrenia existencial, la enfermedad de las habladurías, de la murmuración, del cotilleo, la enfermedad de divinizar a los jefes, la enfermedad de la indiferencia hacia los demás, la enfermedad de la cara de funeral, la enfermedad de la acumulación, la enfermedad de los círculos cerrados, la enfermedad de la ganancia mundana, del lucimiento.

Por lo tanto -señaló Francisco, después de explicar el catálogo de las enfermedades- estamos llamados – en este tiempo de Navidad y todo el tiempo de nuestro servicio y de nuestra existencia – a vivir “según la verdad en el amor, intentando crecer en todo hacia aquel que es la cabeza, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado, mediante la colaboración de todas las coyunturas, según la energía propia de cada miembro, recibe fuerza para crecer de manera de edificarse a sí mismo en la caridad”.

http://www.news.va/es/news/francisco-una-curia-que-no-se-actualiza-que-se-end