La organización Kino Border Initiative (KBI), una obra de los jesuitas de Estados Unidos y México, tiene como misión promover la frontera Estados Unidos/México y las políticas migratorias que afirman la dignidad de los seres humanos así como un espíritu de solidaridad bi-nacional a través de asistencia humanitaria y acompañamiento directo con el/la migrante, educación Social y Pastoral con comunidades de ambos lados de la frontera, participación en redes de colaboración dedicadas a la investigación y promoción para transformar las políticas de inmigración locales, regionales y nacionales.

Un grupo de jóvenes que trabaja en este proyecto de la escuela Católica Lourdes , en Arizona, hace tiempo habían enviado una carta y un vídeo al Papa Francisco con la intención de darle a conocer el trabajo de los “Kino Teens” al servicio de los inmigrantes y en la sensibilización sobre la realidad de las migraciones, además de invitarlo a visitar la frontera con México, en particular Nogales.

La organización ha dado a conocer que el Papa Francisco ha respondido con una carta dirigida al padre Sean Carroll, sacerdote jesuita que lleva a cabo esta labor con los jóvenes católicos del grupo Kino Teens en Nogales, Arizona, reconociendo la situación inhumana que existe en la frontera entre Estados Unidos y México.

“El papa realmente apoya lo que están haciendo los miembros de esta iniciativa – ha dicho el padre Sean Carroll-. Nos dirigió unas palabras en las que reconoce que como Iglesia no tenemos fronteras y nos dijo que las cartas le habían llegado al corazón”. El Papa afirma además dice que el tema de la inmigración no es sólo un problema legal sino una problemática “inhumana”, y luego reconoce el trabajo que realizan estos jóvenes en la misión de ayudar a los inmigrantes en su difícil camino.