«Papa Francisco. Esta economía mata» es el nombre de un audaz libro, escrito por Andrea Tornielli y Giacomo Galeazzi y que ha sido presentado en Roma, entre otros, por el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, presidente de la Caritas Internationalis (CI) y coordinador del consejo de cardenales que ayuda al Papa en la reforma de la Curia.

El cardenal hondureño afirmó que «los católicos deberían encontrar la fuerza para hacer preguntas sobre el sistema actual, basado en el enorme poder de la finanza. La desigualdad, antes o después, provoca violencia. Cuando hablamos de opción preferencial por los pobres, dicen: “Estas cosas son de América Latina, esta es teología de la liberación”. Esto es ceguera», misma que no permite advertir que en todas partes hay pobres, «incluso en los países europeos».

El presidente de CI señaló que «Los que acusan al Papa de ser marxista manifiestan su poco conocimiento de la doctrina social de la Iglesia, sobre la que Papa Francisco funda sus refelxiones. Si se releen algunas homilías de los Padres de la Iglesia también algunos de ellos serían definidos marxistas».

«Si la economía no es para el hombre, hay que tener la valentía para cambiarla», dijo Rodríguez Maradiaga, subrayando cómo actúan los organismos internacionales, primero en América Latina y ahora «en Europa. Hablan de austeridad, pero la austeridad es una virtud cristiana. Las que se exigen son medidas durísimas, que hacen sufrir sobre todo a los más pobres. Por ello sirve el grito del Santo Padre: esta economía es una economía que mata. El origen de la crisis cristiana ha sido la codicia».