El padre Francisco Javier Gutiérrez Díaz, de sesenta años, Operario del Reino de Cristo, quien trabajo varios años en Querétaro y actualmente prestaba sus servicios en el municipio de Salvatierra (Guanajuato), pero que estaba bajo la jurisdicción de la Arquidiócesis de Morelia, fue asesinado de manera violenta el 6 de abril.

Se presume fue víctima de un asalto por parte de desconocidos; su cuerpo fue abandonado en los caminos rurales de Salvatierra.

El padre Prisciliano Hernández, uno de sus amigos señaló «No encuentro palabras para expresar mi dolor por la muerte del amigo y del hermano, al cual le truncaron el mal y el odio, su vida. Es un desgarrón cruel que hiere el alma de su familia, de sus amigos, de una comunidad que valora y ama al sacerdote y de sus Hermanos Operarios del Reino de Cristo». Es una víctima más de la violencia que vive nuestro país. Oremos por el descanso de su alma.

Con información de Omar Arcega para El Observador de la actualidad

Otro sacerdote asesinado en México

Jaime Septién

El cuerpo sin vida del padre Francisco Javier Gutiérrez Díaz, de la Confraternidad de los Operarios del Reino de Cristo (CORC), fue encontrado el martes por la noche con impactos de bala en la cabeza, abandonado por sus agresores a la vera de un camino de terracería cercano a los poblado de Ojo de Agua de Ballesteros y San Nicolás de la Condesa, en el término municipal de Salvatierra, en el Estado de Guanajuato (en el centro de México).

El sacerdote –de 60 años de edad, originario de Arandas, Estado de Jalisco—se dirigía, en solitario, de Salvatierra a Acámbaro cuando fue interceptado por sus asesinos para robarlo. Era párroco de la Parroquia del Santo Rosario (Capuchinas) en Salvatierra, lugar donde su Confraternidad posee una casa de formación.

El cuerpo sin vida de quien fuera un sacerdote muy querido en Querétaro y en Salvatierra, fue encontrado el martes pasado por la tarde, pero hasta el miércoles al mediodía las autoridades policiacas de Guanajuato certificaron su muerte, aunque no así el móvil de los asesinos, los cuales permanecen en paradero desconocido. Se presume que el móvil fue el robo, pues el sacerdote llevaba el dinero para la compra de un terreno de la Confraternidad cerca de Acámbaro.

El padre José Antonio Gómez Elisea, director general de la CORC dio a conocer la noticia el martes por la noche y el miércoles fue confirmada por el cardenal y arzobispo de Morelia, monseñor Alberto Suárez Inda, quien había ordenado al padre Gutiérrez Díaz el 8 de enero de 1986.

El cardenal Suárez Inda –a cuya circunscripción eclesiástica pertenece Salvatierra—ha pedido a toda la comunidad permanecer unida en la fe, al tiempo que anunció que el jueves 9 de abril se habrán de celebrar en la parroquia de San José, en Arandas, los funerales del sacerdote asesinado, uno más en la lista de sangre que ha hecho de México el país con mayor número de asesinatos de sacerdotes católicos en el mundo el año pasado y en años anteriores.