Es la plegaria que el Papa Francisco dijo esta mañana a un grupo de religiosas carmelitas y Hermanas del Rosario, llegadas a Roma de Belén y del Medio Oriente para la canonización de las 2 primeras santas palestinas de la era moderna.

Terminen la “interminable guerra” en Tierra santa y la persecución a los cristianos. Es la plegaria que el Papa Francisco pidió esta mañana a un grupo de religiosas carmelitas y Hermanas del Rosario, llegadas a Roma desde Belén y Medio Oriente para la canonización de Miriam de Jesús Crucificado y Alfonsina Damil Ghattas.

En el agradecer  a las religiosas venidas de Medio Oriente para el evento, el Papa pidió a ellas “que recen a las dos nuevas santas por la paz de vuestra tierra, para que termine esta guerra interminable y hay paz entre los pueblos. Y rezar por los cristianos perseguidos, echados de sus casas, de sus tierras y también por la “persecución con guantes blancos”, la persecución y el “terrorismo blanco”, también el “terrorismo en guantes blancos”. Y escondida, ¡Pero se hace!”

Francisco, que rezó el Ave María junto a las monjas por la paz en Tierra santa también ha bromeado sobre el entusiasmo de las religiosas. “Yo estoy muy contento de esta peregrinación de las hermanas para la canonización de las nuevas santas. El presidente del Estado del Estado de Palestina me dijo ¡que partió de Jordania en un avión lleno de monjas! ¡Pobre piloto!…Muchas gracias!”