Hay tres grupos de cristianos: los que en lugar de responder al clamor de las personas que piden la salvación alejan a la gente de Jesús porque sólo piensan en su relación “egoísta” con Dios, o porque son empresarios o mundanos o rigoristas. Y hay cristianos que realmente escuchan el clamor y viven de acuerdo con su fe y ayudan a estar más cerca de Jesús. Lo dijo el Papa Francisco hoy durante la Misa celebrada esta mañana en la Casa Santa Marta, comentando el episodio evangélico del ciego Bartimeo que le clama a Jesús ser sanado y es reprendido por los discípulos que quieren silenciarlo.

El Papa ha esbozado tres grupos de cristianos. El primero es el de aquellos que se preocupan solamente de su relación con Jesús, una relación “cerrada, egoísta”, y no oye el grito del otro. “Ese grupo de personas, incluso hoy, no escucha el clamor de muchos que necesitan a Jesús. Un grupo de indiferentes: no oyen, creen que la vida es su pequeño grupo allí; son felices; son sordos al clamor de tantas personas en necesidad de salvación, que necesitan la ayuda de Jesús, que necesitan de la Iglesia. Estas personas son personas egoístas, que vive para sí mismas. No son capaces de escuchar la voz de Jesús”.

“Luego están los que escuchan este grito de ayuda, pero quieren callarlo”. Al igual que cuando los discípulos retiraron los niños, “¿para qué no incomodaran al Maestro”, “el Maestro era de ellos, era para ellos, no era para todo el mundo. Estas personas alejan de Jesús a los que lloran, que necesitan la fe, que necesitan la salvación”. Entre ellas se encuentran los “negociantes que están cerca de Jesús”, están en el templo, parecen “religiosos”, pero “Jesús les ahuyentó, porque hicieron negocios allí, en la casa de Dios”. Son aquellos “que no quieren escuchar el grito de ayuda, pero prefieren hacer sus negocios y utilizar el Pueblo de Dios, usan la Iglesia, para hacer sus negocios. Estos negociantes alejan a la gente de Jesús”. En este grupo hay cristianos “que no dan testimonio”. “Son los cristianos nominales, los cristianos en la sala de estar, cristianos de recepciones, pero su vida interior no es cristiana, es mundana. Aquellos que se llaman a sí mismos cristianos y vive como un mundanos, lejos los que claman por ayuda a Jesús. Entonces, no son los más puristas, a quienes reprende Jesús, que cargan muchas cargas sobre los hombros de la gente. Jesús les dedicó todo el capítulo 23 de San Mateo. “Hipócritas – les dice – explotan a la gente”. En lugar de responder al clamor que pide la salvación alejan la gente”.

Hay, por último, los cristianos “que ayudan a estar más cerca de Jesús”, “Hay un grupo de cristianos que tienen la coherencia entre lo que creen y lo que experimentan, y ayudan a estar más cerca de Jesús, la gente que grita, pidiendo la salvación, pidiendo la gracia, pidiendo por la salud espiritual de su alma”.

“Vamos a hacer bien un examen de conciencia” – concluyó el Papa – para ver si somos cristianos que alejan a la gente de Jesús o la acercan, porque oímos el grito de muchos que buscan ayuda para su salvación.