El incremento de la violencia en el país ha creado la necesidad de construir espacios en donde se realicen actividades para promover la paz y así comience a disminuir esta situación que afecta día a día a la población mexicana. Esto será posible si ciudadanía e instituciones se unen para buscar dicho fin.

Con tal motivo, se llevó a cabo el curso “Jóvenes constructores de Paz”, realizado la semana pasada, en las instalaciones de Comisión Episcopal para la Pastoral Social (CEPS-Cáritas Mexicana) en la Ciudad de México. Este encuentro, dirigido por Jimena Esquivel y Karina Frías, responsables de la Dimensión de Justicia, Paz y Reconciliación. Fe y Política, convocó a miembros de asociaciones que lideran proyectos relacionados con la disminución de la violencia en sus comunidades con la intención de reunirlos e integrarse a formar parte de un proyecto general.

Estos jóvenes de diferentes estados, como Sonora, Michoacán, Aguascalientes y Veracruz, llegaron con entusiasmo y dispuestos a aprender cómo llevar a cabo acciones para contrarrestar actos violentos. Verificar el diagnóstico, diseñar estrategias y plantear metas  concretas fueron los puntos principales de estudio.

Por otro parte, las organizadoras mostraron a los asistentes la forma en que está estructurada  la CEPS así como lo que se espera del proyecto que está iniciando. Durante el curso, Jimena y Karina presentaron los objetivos y matices de la Dimensión que Monseñor Carlos Garfias, Arzobispo de Acapulco, encabeza junto con ellas.

“El curso que estamos tomando es una inducción hacia los jóvenes constructores de paz, nos convocaron porque ya estamos inmersos en este proyecto y somos una parte del proyecto general. Fue importante que nos explicaran de una forma clara y precisa en dónde estamos ubicados. Qué es CEPS-Cáritas Mexicana y qué papel juega en el ámbito internacional y de manera importante saber que somos activos en este proyecto” comentó  Virginia García, participante del curso, proveniente de Hermosillo, Sonora.

Estos días sirvieron para resolver las dudas que tenían los primeros participantes de “Jóvenes constructores de Paz”. La convivencia entre personas que buscan los mismos intereses hizo que el evento fuera un éxito. La siguiente reunión aún no está programada, sin embargo, durante un tiempo se reunirán para mostrar sus avances y experiencias que han tenido en el proceso de este proyecto.