El cambio generacional y los niveles de preparación generan diferentes variantes

Por Sergio Estrada

Ante las nuevas realidades de las sociedades con el desarrollo de la tecnología y las situaciones sociales que vivimos actualmente en México y el mundo, se presentó el libro: Hombres de Dios, reflexiones en torno a la formación presbiteral en el mundo actual, en la Universidad Pontificia de México (UPM), el cual busca, a través de reflexiones, proponer nuevas perspectivas de formación presbiteral contemporáneas.

«Dentro de la especialización de la formación presbiteral, se deben tomar en consideración temas como la psicodemografía, que da lugar a la reflexión sobre las generaciones que cohabitan dentro de los presbiterios, y que, como una tradición generacional, hoy en día existen 5 generaciones sacerdotales, de las cuales 4 están cohabitando en los presbiterios de cada diócesis resultando nuevas dinámicas», subrayó el padre Daniel Portilllo Trevizo, coordinador del libro.

El saber cómo funciona cada generación ayuda a generar una nueva forma de formación de los sacerdotes, debido a que no son lo mismo las generaciones pasadas que la generación milenials que se tiene hoy en día, recalcó el director del Centro de Investigación Interdiciplinar para la Prevención del Abuso de Menores, de la UPM.

La formación presbiteral que se tiene actualmente viene de las cofradías, que era una formación permanente, pero esta formación solo era intelectual, es decir, solo bastaba la generación de alcances académicos para los presbíteros; posteriormente se formó la generación con otras variantes en el ámbito espiritual y moral y la idea era ver para donde iría la tendencia hoy.

Frente a esta situación se hizo la reflexión a la nueva «Ratio» de cómo la formación inicial no es un bloqueo a la formación permanente sino que es capacitar la formación inicial para prepararse a la formación permanente.

Hoy en día el cambio generacional y los niveles de preparación generan diferentes variantes, debido a que las generaciones pasadas se formaron con situaciones concretas y ahora se deben tener nuevos planteamientos en la formación presbiteral permanente.

Variantes en la formación sacerdotal

De acuerdo con el doctor Portillo, la formación presbiteral debe ser continua, contemporánea, que sea capaz de dialogar con las realidades actuales. Que tenga formación donde la vocación sea capaz de fomentarse con el diálogo de las realidades. Es necesario conocer los orígenes de la formación presbiteral mexicana, esto es para que el sacerdote no sea considerado como un burócrata, sino que sepa explotar el carisma personal y generar el análisis de la formación permanente partiendo del Evangelio.

«Una sana formación permanente, junto con una formación virtual y política que son parte de una realidad, no debe consistir solamente en la adquisición de conceptos dogmáticos y morales, sino por el contrario, debe haber una respuesta concreta a lo que vivimos hoy en diferentes áreas, como: la sociedad, la política y el desarrollo de la tecnología», subrayó el investigador de la UPM.

Sólo los sacerdotes que están involucrados en las cuestiones mediáticas y tecnológicas, como los milenials, que dan sus homilías o videos por el chat en las redes sociales, están en el proceso de  una nueva forma de ejercicio pastoral.

El padre Daniel Portillo mencionó que el objetivo de la actualización generacional será más atractiva para los jóvenes, y también para que la pastoral sea una fuente pura y la vocación sacerdotal sea más efectiva y sea atractiva, debido a que si no hay capacitación hay limitaciones ministeriales por vías psicológicas y carencias afectivas e incumplimientos y se necesita aportar a la preparación del sacerdocio. Sí se tiene un sacerdote sano y satisfecho, será capaz de hacer un ministerio pastoral completo y eficaz.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 26 de agosto de 2018 No.1207