Por Sergio Estrada

Reconocer y tomar conciencia de las fortalezas, debilidades y heridas de las culturas de los pueblos originarios y buscar alternativas a través de métodos de trabajo de manera personal y grupal, fue el propósito del II Taller de Regeneración Cultural de los Pueblos Originarios.

El taller realizado por el Equipo Animador de Vida Consagrada de Pueblos Originarios, la CIRM y la Dimensión de Pastoral de Pueblos Originarios y Afroamericanos de la CEPS, busca«hacer conciencia de las culturas a las que pertenecemos, reforzando nuestra identidad para tener un mayor impacto y generar procesos que fundamenten los puntos particulares para desarrollar nuevamente las culturas libres de contaminantes ideológicos para el desarrollo de los pueblos originarios; es nuestro trabajo», reconoció la hermana Rosa Margarita Mayoral, Secretaria General de la Conferencia de Superiores Mayores de México.

En el taller se analizaron las maneras de reconstruir las culturas desde la sabiduría de los padres, abuelos y los ancestros revisando el árbol genealógico de los integrantes de los pueblos, con la premisa de que en la manera de hacer conciencia el aporte tendrá mayor impacto para las regeneraciones culturales.

«Ejemplificando los contaminantes de las culturas originarias, se puede decir que en las fiestas ahora se toman bebidas alcohólicas y gaseosas que antes no se tenían; sin embargo, antes en las fiestas de los pueblos originarios el tomar bebidas de este tipo era un ritual, sin excesos y con respeto, pero ha habido costumbres que vienen de afuera y poco a poco han ido contaminando las costumbres originales de los pueblos indígenas», explicó la hermana religiosa.

Esta situación ha dado paso a costumbres que no se tenían y están dejando fuera a costumbres originales que les dan vida a estos pueblos.

Para continuar con los trabajos de descontaminación se seguirá con procesos de limpieza a nivel grupal, personal y comunitario, retomando las costumbres que nos dan identidad, haciendo conciencia de lo que da vida a los pueblos.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 14 de octubre de 2018 No.1214