Jesús Fuentes Rodríguez es profesor investigador de la UAAAN (Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, con sede en Saltillo, Coahuila),  y está haciendo de la planta del nopal un medio para combatir el hambre en el continente africano.

Aunque el nopal es originario de América —de las 500 variedades existentes  250 son mexicanas—, ya forma parte del paisaje natural de muchas regiones del mundo; es que esta planta  se ha adaptado muy bien a zonas áridas caracterizadas por condiciones secas, lluvia errática y suelos pobres expuestos a la erosión.

El profesor Fuentes ha aprovechado esto para, junto con los investigadores científicos Juan José López García y María Elena Murillo, realizar desde 1983 trabajos en torno a dicha cactácea, lo que le valió ser nombrado coordinador regional para Norteamérica de la Red del Nopal de la FAO.

Además, en una decena de ocasiones ha viajado a países africanos para llevarles la técnica de siembra y cultivo del nopal, pues este vegetal no sólo es capaz de sobrevivir ahí, sino de producir económicamente.

El nopal se ha convertido no sólo en un recurso alimenticio para África,  sino que de él se derivan muchos productos y usos; por eso el trabajo de Jesús Fuentes Rodríguez ha servido para que en aquel continente este producto pasara de ser una planta silvestre a convertirse en un producto de cultivo de subsistencia y, finalmente, en un cultivo comercial, contribuyendo a la seguridad alimenticia de poblaciones en áreas agrícolas marginadas, principalmente en zonas rurales de Eritrea, donde se utiliza sobre todo como forraje para el ganado.

Redacción

TEMA DE LA SEMANA: UN PECADO SOCIAL QUE CLAMA AL CIELO

Publicado en la edición impresa de El Observador del 21 de octubre de 2018 No.1215