«La Palabra se hace joven». Con este lema más de 850 formadores de jóvenes procedentes de todo México, Estados Unidos, Guatemala, El Salvador, Canadá, Francia y Nigeria participaron y compartieron, junto a miles de seguidores en medios digitales, momentos de reflexión y oración en el Primer Congreso Internacional FIDEI realizado del 24 al 26 de octubre en la plaza Mariana de la Basílica Insigne de Guadalupe en la Ciudad de México.

Por Gilberto Villarreal Abreu y Chucho Picón

El evento fue organizado por el Centro Pastoral FIDEI, obra del Movimiento Regnum Christi, a 500 años de la evangelización en México, y en el marco del Año de la Juventud. Asistió el Nuncio Apostólico, monseñor Franco Coppola y el arzobispo auxiliar de Puebla, monseñor Felipe Pozos Lorenzini.

Los conferencistas y panelistas se enfocaron en cómo resolver la problemática que presenta el mundo actual secularizado y sexualizado. Hicieron énfasis en que los formadores deben presentar a los jóvenes un Jesucristo vivo, actual y modelo a seguir. A no tener miedo de dejarse encontrar por Él.

Durante tres días, personalidades como Carola Grove, José Villela, Pepe Mateos, Agustín de la Vega, Andrés O´Hagan, Joaquín Ruiz, Daniel García, Maite del Río, Emiliana Rodríguez, P. José Luis González, Maurillo Suárez, Juan Manuel Cotelo, Pablo José Barroso y Alejandro Pinelo, fueron los responsables de compartir su testimonio y experiencias.

Alejandro Pinelo León, director del Centro Pastoral FIDEI, compartió la intención y finalidad del Congreso FIDEI, su importancia para sus formadores y para los jóvenes de hoy.

«Porque el Espíritu Santo es muy exigente. El año pasado, después de haber estado trabajando en el programa anual, nos dimos cuenta de que necesitábamos un congreso para reinventar nuestra forma de evangelizar y llegar hacia los jóvenes».

«Por eso este congreso ha sido para formadores o para quienes trabajamos con jóvenes o que queremos trabajar con jóvenes».

«Este congreso marca la pauta de nuestro trabajo; tenemos gente enamorada de lo que hace, y eso ya vale la pena».

Sobre cómo surge la idea de la organización del Congreso Fidei, Alejandro Pinelo explica que la idea «Dios nos la inspiró en septiembre del año pasado al darnos cuenta de que nuestros materiales y nuestro lenguaje no eran necesariamente entendibles para los jóvenes. Lanzamos la idea al equipo, y todo el mundo se sumó».

«Hemos tenido un lleno total. No esperábamos ni más ni menos, sino que vinieran los que tenían que venir. Ha sido un año de mucho trabajo y de mucha oración para ver lo que Dios quiere».

En su mensaje a los jóvenes nativos de los medios digitales, Pinelo es claro y contundente al decirles que deben «agradecer primero, porque la fe es un don, y segundo que no piensen tanto, sino que se pongan a trabajar, porque el Espíritu Santo inspira grandes cosas. Y que no tengan miedo porque el miedo no es de Dios».

«La Palabra se hace joven. O sea, Dios se hace y nos hace jóvenes. Nos hace participar de su juventud. Así, la Palabra se hace joven, y nosotros con ella».

En este congreso se han dado muchas sorpresas. Entre ellas, el lanzamiento del primer curso cien por ciento en línea para jóvenes millennials, para que lo estudien en su casa. «Es un diplomado estupendo. Así que ya no hay el pretexto de tengo que ir o no tengo tiempo».

Se llama «Un camino hacia la fe», y consiste en 30 sesiones de cómo acercarse sin miedo a aprender el lenguaje de la fe, que es el lenguaje de Dios.

«Ya no hay pretexto; el camino es Jesús, y Él se acerca a nosotros».

Publicado en la edición impresa de El Observador del 11 de noviembre de 2018 No.1218