Esto es lo que dijo el secretario general de la ONU el 4 de abril de 2018, al cumplirse 50 años de la trágica muerte de Martin Luther King:

«Fue uno de los gigantes de la moral del siglo XX. Dedicó su vida a la igualdad, la justicia y el cambio social pacífico».

«Décadas después de su muerte, continúa inspirando a todos aquellos que luchan alrededor del mundo por los derechos humanos y la dignidad humana frente a la opresión, la discriminación y la injusticia», agregó António Guterres.

El titular de la ONU también aseguró que el trabajo y los pronunciamientos de Martin Luther King en contra de la discriminación y en favor de la justicia social son más relevantes que nunca, y pidió: «Al recordar la vida del doctor King, construyamos sobre su legado».

Por su parte, la organización «The King Center, Atlanta GA» resume de esta manera los principios de la no-violencia de Martin Luther King:

 La no-violencia es un estilo de vida para personas valienteS

Es resistencia activa sin violencia en contra de la injusticia y el mal. Es espiritual y emocionalmente agresiva. Influye en la parte oponente para que vea que se trata de una causa justa. Es pasiva solamente en cuanto a su no agresión a la parte oponente.

 La no-violencia busca ganar amistad y entendimiento

El resultado final de la no-violencia es poner fin a una injusticia y lograr la reconciliación.

 La no-violencia busca derrotar a la injusticia y no a las personas

La no- violencia reconoce que los que hacen el mal también son víctimas y no malas personas. La persona que resiste sin violencia busca derrotar al mal y no a las personas.

 La no-violencia sostiene que el sufrimiento puede educar y transformar

La no-violencia acepta el sufrimiento sin rencor; acepta recibir violencia, si es necesario, pero nunca la ejercerá. El sufrimiento inmerecido es liberador y tiene enormes posibilidades de educar y transformar; tiene el poder de «ganarse» al enemigo cuando falla la razón.

 La no-violencia elige el amor en lugar del odio

La no-violencia resiste la violencia al espíritu y al cuerpo. El amor no-violento es espontáneo, desinteresado, generoso y creativo; se da de buena gana, aunque la respuesta llegue a ser hostil; siempre perdona para reestablecer los lazos de la comunidad. El que resiste de manera no-violenta tiene una fe profunda en que la justicia algún día triunfará. La no-violencia cree en un Dios de justicia.

Redacción

LAS PALABRAS DE UN GRAN HOMBRE

«No soy negro, soy hombre».

«Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos».

«Nuestras vidas comienzan a terminar el día en que nos volvemos silenciosos sobre las cosas que importan».

«La libertad nunca es voluntariamente otorgada por el opresor; debe ser exigida por el que está siendo oprimido».

«Fe es dar el primer paso, incluso cuando no ves toda la escalera».

«La primera pregunta que hizo el sacerdote y el levita fue: ‘Si me detengo a ayudar a este hombre, ¿qué va a pasarme a mí?’. Pero el buen samaritano invirtió la pregunta: ‘Si no me detengo a ayudar a este hombre, ¿qué pasará con él?’».

«Llega un momento en que uno debe tomar una posición que no es segura, ni política, ni popular. Pero uno debe tomarla porque es la correcta».

«Un hombre no mide su altura en los momentos de confort, sino en los de cambio y controversia».

«Si no puedes volar, corre. Si no puedes correr, camina. Si no puedes caminar, gatea. Pero, hagas lo que hagas, siempre sigue hacia adelante».

«Debemos aceptar la decepción finita, pero nunca debemos perder la esperanza infinita».

«Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano».

TEMA DE LA SEMANA: MARTIN LUTHER KING: UN LEGADO NECESARIO PARA NUESTRO TIEMPO

Publicado en la edición impresa de El Observador del 20 de enero de 2019 No.1228