Por Arturo Maximiliano García

La gasolina es un insumo básico que no ha hecho más que subir su precio en los dos últimos años, particularmente en 2017 cuando se dio uno de los más grandes aumentos decretados por el gobierno, que fue de entre 15 y 20%. A partir del 2018 empezaría un esquema de flotación de precios, en el que la constante han sido las alzas y no el descenso del precio de la gasolina. Ahora, en 2019, nos enfrentamos a una especie de desabasto, que tiene sus causas y que podrían incluso ser positivas, si se trata de detener la venta de combustible robado.

El hecho esque cualquier aumento en el precio va más allá del costo de llenar el tanque de nuestro carro, sino que se traduce también en otros aumentos de precios en servicios y productos relacionados con el precio de la gasolina, insumo indispensable para transporte de pasajeros y de carga de muchos bienes que consumimos a diario, ya que para llegar al consumidor final requieren de ser transportados, comúnmente, en camiones de carga o paquetería.

Ahora nos enfrentamos también a un periodo de escasez de gasolina, que nos recuerda que, ya sea por el precio o por la carencia de gasolina, tenemos que cuidar más nuestro consumo de combustible todos los días.

Te recuerdo algunos consejos para el ahorro de gasolina:

Rendimiento por litro

Si estás por comprar un coche, te recomiendo que preguntes cuántos kilómetros te da por litro, siendo comúnmente mas eficientes los de más bajo cilindraje.

A pisarle

Meterle fuerte al acelerador puede llevarte más rápido a tu destino, pero también hará que tu gasolina se consuma velozmente. Un automóvil que va a una velocidad constante de 110 kilómetros por hora gasta 20% más que uno que va a 90 kilómetros por hora.

¿Arrancones?

Si te quieres lucir con un arrancón piénsalo dos veces, debes de saber que tratar de impresionar a tu copiloto o a los carros de al lado, puede consumir 50% más combustible que un arranque gradual.

Aprovecha las Apps

Las aplicaciones como Waze no sólo nos dicen cómo llegar a lugares que no conocemos, sino cómo manejar hacia ellos por las vías donde hay menos tráfico. Encontrarnos con que la calle es un gran estacionamiento o que avanza muy lento incrementa el consumo de combustible en un 15%. Evita el tráfico con las Apps.

¿Carro y bodega?

A veces es bueno traer todo lo necesario en la cajuela, pero no hay que abusar. Recuerda que el motor tiene que mover el peso de tu auto y entre más pesado más consumo de gasolina.

Aire acondicionado

El calor y el frío hacen a veces necesario usar el aire acondicionado, pero no siempre es indispensable. Cuando el clima y seguridad externa permita abrir un poco las ventanas valora hacerlo en lugar de poner el aire acondicionado ya que éste ayuda a consumir más rápido tu tanque de gasolina.

Llantas y servicio.No hacer el servicio conforme lo requiere tu auto o traer las llantas a una presión inapropiada puede también contribuir a un mayor gasto en combustible.

¿Carro eléctrico?

Aún son más caros que sus similares de gasolina, pero haciendo un estimado de lo que te ahorras pudieras llegar a la conclusión que a ti sí te conviene. Esta tecnología empieza a abaratarse y hay algunos ya más accesibles.

www.arturomaximiliano.com.mx

Publicado en la edición impresa de El Observador del 13 de enero de 2019 No.1227