Por P. Fernando Pascual

Si el borracho se acerca a un bar corre un gran riesgo de entrar y emborracharse. Si quien tiene ludopatía enciende su computadora y busca juegos nuevos, se pone al borde del precipicio interior. Si quien sufre por escozor en la piel empieza a rascarse, fácilmente se provocará heridas.

La lista de situaciones de riesgo envueltas en peligros más o menos graves es larguísima y depende de cada persona. Porque para unos ponerse un poco de azúcar en el café no implica ningún peligro, pero para otros esa misma azúcar, a veces muy deseada, puede provocar problemas serios de salud.

Junto a los riesgos que podemos llamar malos hay riesgos que asumimos porque deseamos hacer el bien, invertir sanamente nuestras energías y cualidades, estar cerca de quienes necesitan un poco de cariño y de medicinas.

En cierto modo, la mayoría de los lugares a donde vamos o las acciones que escogemos tienen un cierto séquito de riesgos. La mayoría de las veces, riesgos sencillos y casi despreciables, como cuando bajamos una escalera. En otras ocasiones, riesgos más relevantes, como cuando vamos a visitar a un familiar o amigo que padece una enfermedad contagiosa.

Como los riesgos son ineliminables, lo que nos toca es reflexionar sobre qué riesgos asumimos y por qué motivos. Un riesgo que surge por culpa del egoísmo, la pereza, la avaricia, la lujuria, no debería ser aceptado. Un riesgo que inicia gracias al deseo de amar y servir a otros es un riesgo que vale la pena.

En este día, tengo ante mí cientos de opciones. Lo importante es pedir ayuda a Dios para reconocer las que llevan a amar y servir a otros, y fuerza para acometer las que estén acompañadas por riesgos “buenos” y aceptables, porque los afrontaremos precisamente desde el deseo de darnos a los demás.

¿Qué riesgos asumiré este día? ¿Cómo emplearé mi tiempo, mi corazón, mi salud, mis bienes materiales? Ojalá desde una perspectiva auténticamente sana, orientada al amor y a la justicia.

Esa perspectiva me llevará a apartarme de riesgos malos (los que acompañan al pecado), y a acoger serena y heroicamente riesgos buenos, con la actitud abierta y confiada ante lo que luego Dios decida para mi propia vida.