Ante la crisis humanitaria que vive el país sudamericano, han surgido algunas iniciativas para ayudar a Venezuela; conoce algunas

Por Chucho Picón

La penumbra y la obscuridad, la sed y el hambre, se propagan en Venezuela. Lastima el dolor de un pueblo olvidado que, ante la falta de electricidad por los constantes apagones, ha visto recrudecida su crisis humanitaria. Todo esto nos lo cuenta el venezolano Harold -omitimos por su seguridad sus apellidos-, un joven de profesión diseñador.

«La falta de agua potable está matando a mis hermanos», dice Harold. Ante la falta de luz las bombas que suministran el vital líquido no pueden ser encendidas y la población se queda sin agua. Harold ha sido testigo de escenas desgarradoras: niños y bebés toman agua literalmente del suelo y de los escurrimientos; igualmente hay quienes beben agua de los ríos contaminados, lo que les provoca infecciones, que incluso pueden llegar a ser mortales.

Harold comparte en entrevista para El Observador el grito desesperado del pueblo venezolano, que no tiene luz, que no tiene agua potable para sobrevivir; y esto se suma a la crisis económica financiera, hospitalaria y de salud que ya existía.

El régimen político ahora tiene a su pueblo entre penumbras y en un silencio que los mata poco a poco. Ante esto es de reconocer algunas de las iniciativas que están surgiendo para ayudar:

Parroquia de Santo Tomás Moro

Desde Tulsa, Oklahoma, brilla un rayo de luz para Venezuela: en la parroquia de Santo Tomas Moro se han generado iniciativas y acciones de parte de los venezolanos católicos que radican ahí. Óscar Rosales, miembro de la comunidad de esta parroquia, nos explica que estas iniciativas son promovidas y difundidas por su párroco, el padre José María Briones, quien ha alentado a toda la comunidad hispana para que ayude económicamente ante la cruda crisis humanitaria que viven los venezolanos. Asimismo, explica que se están organizando vigilias de oración con el rezo del Santo Rosario por las intenciones de Venezuela.

Pronto la ayuda humanitaria saldrá de Tulsa para hacerla llegar al pueblo venezolano. Cabe descartar que los hispanos en Estados Unidos siempre han respondido ante los desastres y las crisis humanitarias de México, Centroamérica y de otros países, y ahora no es la excepción.

Redes Sociales: «Lío en las Redes»

Ante situaciones de emergencia y crisis humanitaria, las redes sociales siempre son fundamentales para que llegue la ayuda a los que más lo necesitan. En este caso «Lío en las Redes», la cual aglutina a más de 20 páginas católicas en Facebook, Instagram y Twitter, ha convocado a orar ante el Santísimo y con el rezo del Santo Rosario por las intenciones del pueblo venezolano y por la pronta solución de sus problemas y necesidades. Para unirte a sus vigilias de oración y para otras iniciativas puedes encontrar más información en el siguiente Link: https://www.facebook.com/lioenlasredesoficial/

ARCORES, Red solidaria internacional de los agustinos recoletos

Con presencia en Venezuela y en el mundo, tiene experiencia en la atención humanitaria en casos de desastres naturales, además de contar con todo un proyecto integral para las comunidades más vulnerables o en situación de extrema emergencia social.

ARCORES está trabajando arduamente para solventar algunas de las necesidades más apremiantes del pueblo venezolano. Más información o cómo donar: https://www.arcores.org/

Soy Venezuela

Organización fundada por Lorena García en 1999, y que desde Tulsa, Oklahoma, envía fondos para las principales necesidades del pueblo venezolano. También ella ha promovido la ayuda humanitaria desde su organización para otros países ante desastres naturales. Por ahora se encuentra concentrada en enviar ayuda urgente a los niños y bebés que sufren desnutrición y están muriendo todos los días en Venezuela. Para sumarse, ayudar y donar, puedes entrar a su página web: soyvenezuela.org y buscarla en Facebook e Instagram, o bien enviarle un correo a soyvenezuela.org@gmail.com