La ideología de género ha querido decidir la identidad del hombre como una simple opción sobre su sexualidad.

Por Sergio Estrada

En el segundo congreso internacional: «Género, Familia y exclusión social» de la Universidad Católica Lumen Gentium, realizado del 26 al 28 de marzo, se habló de la Ideología de género como una realidad familiar que deja al descubierto problemáticas de exclusión social.

En el espacio de reflexión académico, donde se tuvieron conversaciones desde el punto de vista científico sobre la ideología de género, se destacó que esta corriente ha tenido impacto también en la realidad de las familias.

Se hizo una lectura de cómo este reduccionismo antropológico ha permeado en la sociedad como un ideal que se va imponiendo.

«Analizado desde la óptica psicológica, jurídica, filosófica y teológica con los principios antropológicos éticos, la ideología de género ha querido decidir la identidad del hombre como una simple opción sobre su sexualidad. No puede ser la sexualidad una simple indumentaria que el hombre se puede colocar cualquier día, porque la ideología de género sostiene que uno de los problemas es la desigualdad social, fruto de la desigualdad sexual a través de los roles del hombre y la mujer que se ven como antagónicos reflejándose en el ámbito social”, señalo el padre Manuel Antonio, coordinador del congreso.

Aclaró que la desigualdad social no es superar con la desigualdad sexual: «Cuando en el matrimonio el problema es de comunicación no tiene que ver el rol del papá y la mamá. Estos son constructos culturales que no se sabe hoy por hoy el rol que juegan los integrantes de la familia. En estos ámbitos, el problema está en la estabilidad emocional de las personas: «Yo soy lo que yo quiero ser», sin tomar en consideración el ámbito biológico que debe ser un constructo donde se va construyendo la identidad de manera biológica sin ser una ideología».

Ideología de género vs fe cristiana

A este respecto, el Papa Benedicto XVI en el año 2012 dijo que la falacia de esta teoría antropológica que subyace en ella es evidente. «El hombre niega tener una naturaleza preconstituida por su corporeidad que caracteriza al ser humano. Niega a la propia naturaleza como un hecho preestablecido o que es él mismo el que se debe crear; con esto se niega al Creador mismo y con ello como creatura de Dios». La ideología de género y la fe cristiana es un referente, debido a que la fe no es una ideología porque no se impone.

La fe desde siempre es una oferta y el hombre la asume y la acepta de manera inteligente y libre, porque descubre que tiene voz pública que señala la verdad y el bien del hombre y la familia; sin embargo, la ideología de género tiende a imponerse desde diversas instancias sin fundamento alguno.

«Cuando una persona no asume su identidad natural es un error biológico. Cuando un padre de familia renuncia a ser papa en el ámbito familiar es un error. De igual manera, cuando el hijo no asume su rol no está bien. Hoy por hoy se necesita reflexionar y accionar y dimensionar esta situación de manera pública desde la fe cristiana que no impone ideales», subrayó el coordinador del congreso.

Propósitos del congreso

Diálogo entre Filosofía, Teología y Psicología.

La escucha activa de las distintas voces dentro de la sociedad acerca de las nuevas expresiones de género y familia que conllevan exclusión social.

Resaltar la dignidad de la persona humana.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 21 de abril de 2019 No.1241