Por Arturo Maximiliano

Si estás ocupado en decidir qué carrera vas a elegir, entonces échale un ojo a las estadísticas sobre las profesiones mejor pagadas en el mercado y a las peores también.

Vivimos una época donde, por ejemplo, la tecnología es determinante en el presente y futuro de varios de los sectores productivos y también en servicios, por lo que debes tomarlo en cuenta sin renunciar a tu vocación y talento personal.

Normalmente los jóvenes estudian una carrera para vivir de esa profesión, por lo que es importante conocer la competencia, es decir el número de profesionistas que ofrecen sus servicios en las profesiones u oficios que te interesan y si trabajan en ellas.

Existe, por supuesto, una alternativa a ser profesionista que es definitivamente no serlo. De acuerdo con estudios del IMCO, un licenciado gana en promedio 78% más que un bachiller, mientras que aquél reduce 50% la probabilidad de trabajar en el sector informal a diferencia del que sólo hizo la prepa. Así, el costo de los estudios puede considerarse una inversión y el retorno es un mayor ingreso futuro.

Recuerda que no es lo mismo estar desempleado que no trabajar en lo que estudiaste. En México, un alto porcentaje de profesionistas no ejercen su carrera por no encontrar trabajo y tienen que hacer labores para las que no es necesaria una profesión. Pero esto no debe ser un factor para no ser un profesionista, sino una alerta que nos invite a planear qué vamos a estudiar, tomando en cuenta no sólo nuestras ilusiones, sino también la demanda, así como las habilidades y destrezas naturales que tenemos.

En el mercado laboral, los profesionistas somos la oferta: contadores, ingenieros, abogados, arquitectos, mercadólogos, doctores, administradores, etcétera, y hay otra parte que es la demanda, representada por las necesidades de cierto tipo de profesiones u oficios que están necesitando las empresas, industrias o despachos. La demanda laboral está determinada por el tipo de servicios y productos que necesita la población en general.

Más datos que pueden servirte:

Determina la oferta.

Investiga cuántos profesionistas de la carrera que quieres estudiar se están graduando de las universidades. Esto te hará saber de que tamaño es la competencia que enfrentaras. Recuerda que cada ciudad o región tiene su propio mercado. Algunas profesiones pueden estar sobre ofertadas en una ciudad o ser escasas en otras.

También la demanda.

Ya sea por medio de estudios publicados o la sección de clasificados, podemos tener un estimado de qué tanto se requieren los servicios de una profesión. Si la demanda por ciertos servicios es grande y la oferta de esos profesionistas es poca, entonces se reflejará en mayores ingresos para ti y viceversa. Una referencia de números y rentabilidad de profesiones puede ser ComparaCarreras.org.

¿Cuál es tu valor agregado?

No es necesario renunciar a tu vocación tan sólo porque no es la profesión más demandada. Si sabes que eres sobresaliente en lo que quieres estudiar, entonces tómala, ya que en cualquier profesión los mejores siempre tendrán la recompensa económica y personal.

Tecnología.

Debemos tener claro que la tendencia hacia la modernidad tecnológica, como la automatización y el comercio electrónico, entre otras, está generando gran demanda por áreas profesionales relacionadas. Según el Instituto Superior de Desarrollo de Internet, entre los perfiles más solicitados se encuentran: científico de datos, gerente de comercio electrónico, analista de seguridad de la información, desarrollador de videojuegos, especialista y desarrollador virtual, así como especialista y desarrollador de Internet de las Cosas.

www.arturomaximiliano.com.mx

Publicado en la edición impresa de El Observador del 30 de junio de 2019 No.1251