San Juan Pablo II, también llamado Juan Pablo Magno o Juan Pablo el Grande, falleció el 2 de abril de 2005 —vísperas del Domingo de la Divina Misericordia—, a las 21:37 horas, tras 26 años y medio como vicario de Cristo. Habiendo ya dos pontificados posteriores al suyo, podría parecer que su histórico magisterio es asunto del pasado, con poca o nula aplicación para las cuestiones que se están viviendo en el presente. En realidad no es así; precisamente en estos tiempos de confusión, la luz que arrojó sobre las cuestiones fundamentales de la fe sigue siendo ahora igual de útil para poder distinguir la Verdad en medio de las tinieblas. Aquí hay algunos ejemplos:

MANDAMIENTOS, PARA TODOS

  • «Hay… discrepancia entre la respuesta tradicional de la Iglesia y algunas posiciones teológicas —difundidas incluso en seminarios y facultades teológicas— sobre cuestiones de máxima importancia para la Iglesia… En particular, se plantea la cuestión de si los Mandamientos de Dios… son capaces verdaderamente de iluminar las opciones cotidianas de cada persona…
  • «Se ha llegado hasta el punto de negar la existencia… de un contenido moral específico y determinado, universalmente válido y permanente; la Palabra de Dios se limitaría a proponer una exhortación… que luego sólo la razón autónoma tendría el cometido de… adecuarse a la situación histórica concreta…; [eso es] una doctrina… contraria a las enseñanzas de la sagrada Escritura y de la Tradición».
  • «Jesús muestra los Mandamientos… como una senda abierta para un camino moral y espiritual de perfección…, cuya medida es Dios mismo: ‘Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial’(Mt 5, 48)…

Fuente: Veritatis splendor (1993)

LA META DEL VERDADERO ECUMENISMO

  • «La unidad querida por Dios sólo se puede realizar en la adhesión común al contenido íntegro de la fe revelada. En materia de fe, una solución de compromiso está en contradicción con Dios que es la Verdad. En el Cuerpo de Cristo que es ‘camino, verdad y vida’ (Jn 14, 6), ¿quién consideraría legítima una reconciliación lograda a costa de la verdad?…
  • «Por tanto, un ‘estar juntos’ que traicionase la verdad estaría en oposición con la naturaleza de Dios que ofrece su comunión, y con la exigencia de verdad que está en lo más profundo de cada corazón humano».

Fuente: Ut unum sint (1995)

POR QUÉ LA CONTRACEPCIÓN ES SIEMPRE MORALMENTE ILÍCITA

  • «En el origen de toda persona humana hay un acto creador de Dios; ningún hombre viene a la existencia por azar; es siempre el término del amor creador de Dios. De esta fundamental verdad de fe y razón resulta que la capacidad procreadora inscrita en la sexualidad humana es, en su verdad más profunda, cooperación con la potencia creadora de Dios…
  • «De esta misma capacidad el hombre y la mujer no son árbitros, ni tampoco dueños… Por tanto, cuando mediante la contracepción los esposos privan al ejercicio de su sexualidad conyugal su potencial capacidad procreadora, se atribuyen un poder que sólo a Dios pertenece, el poder de decidir en última instancia la venida de una persona humana a la existencia…
  • «La contracepción se ha de considerar objetivamente tan profundamente ilícita, que jamás puede justificarse por razón alguna. Pensar u opinar lo contrario equivale a opinar que se pueden dar en la vida humana situaciones tales en que sea lícito no reconocer a Dios como Dios».

Fuente: Discurso a sacerdotes, 17 de agosto de 1983.

«GRADUACIÓN DE LA LEY» VERSUS «LEY DE GRADUALIDAD»

  • «Es necesario evitar que se ‘gradúe’ la ley de Dios según las situaciones varias en que se encuentren los esposos. La norma moral nos revela el proyecto de Dios sobre el matrimonio, el bien entero del amor conyugal; querer limitar este proyecto es una falta de respeto a la dignidad del hombre…
  • «Cabe preguntarse, en efecto, si la confusión entre ‘gradualidad de la ley’ y ‘ley de gradualidad’ no encuentre acaso explicación en una escasa estima de la ley de Dios. Se opina que ésta no es apta para todo hombre ni toda situación, y se la quiere sustituir con un orden diferente del orden divino… Creer que existen situaciones en que de hecho no es posible a los esposos ser fieles a todas las exigencias de la verdad del amor conyugal, equivale a olvidar el acontecimiento de Gracia que caracteriza la Nueva Alianza».
  • «Por ello la llamada ‘ley de gradualidad’ o camino gradual no puede identificarse con la ‘gradualidad de la ley’, como si hubiera varios grados o formas de precepto en la ley divina para los diversos hombres y situaciones»

Fuente: Familiaris consortio (1981), y discurso a sacerdotes, 17 de agosto de 1983.

¿Evangelizar o dialogar?

  • «No ha faltado quien ha querido interpretar la acción misionera como un intento de imponer a otros las propias convicciones… Según esa perspectiva, la actividad evangelizadora debería sustituirse con un diálogo interreligioso, que consistiría en un intercambio de opiniones y de informaciones, con las que cada una de las partes da a conocer el propio credo y se enriquece con el pensamiento de los otros, sin ninguna preocupación por llegar a una conclusión… Pero esta concepción es irreconciliable con el mandato de Cristo a los Apóstoles (cfr. Mt 28, 19-20, Mc 16, 15), transmitido a la Iglesia… Esta doctrina tradicional de la Iglesia pone al descubierto la inconsistencia y la superficialidad de una actitud relativista e irenista acerca del camino de la salvación en una religión diferente de la fundada en la fe en Cristo.

Fuente: Audiencia general del 10 de mayo de 1995.

Ecología sin desvíos

  • «¡Con cuánto amor miran los ojos del Maestro y Redentor la belleza del mundo creado! El mundo visible ha sido creado para el hombre… Pero, precisamente por eso, el hombre no puede aceptar que su ser espiritual se vea sometido a lo que es inferior en la jerarquía de las criaturas. No puede tomar como meta última de su existencia lo que le ofrecen la tierra y la temporalidad de lo creado. No puede bajarse a servir a las cosas, como si éstas fueran el único fin y el destino último de su vida».
  • «Mientras nos preocupamos justamente, aunque mucho menos de lo necesario, de preservar los hábitat naturales…, nos esforzamos muy poco por salvaguardar las condiciones morales de una auténtica ‘ecología humana’».

Fuente: Discurso del 10 de mayo de 1990, y Centesimus annus (1991)

ALTO A LA NEW AGE

  • «Las ideas de la New Age a veces se abren camino en la predicación, la catequesis, los congresos y retiros, y así llegan a influir incluso en los católicos practicantes…
  • «Estos movimientos pararreligiosos… proponen a menudo una concepción panteísta de Dios, incompatible con la Sagrada Escritura y la tradición cristiana. Reemplazan la responsabilidad personal de nuestras acciones frente a Dios con un sentido del deber frente al cosmos, tergiversando así el verdadero concepto de pecado y la necesidad de la redención por medio de Cristo».
  • «Es solamente un nuevo modo de practicar la gnosis, es decir, esa postura que, en nombre de un profundo conocimiento de Dios, acaba por tergiversar Su Palabra sustituyéndola por palabras solamente humanas».

Fuente: Discurso a obispos de E.U., 28 de mayo de 1993, y Cruzando el umbral de la esperanza..

ANTE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

  • «Las ideologías sobre el género y uniones de hecho no corresponden al concepto de ‘familia’. Se han presentado algunos proyectos de ley que no corresponden al verdadero bien de la familia».
  • «No se puede constituir una verdadera familia con el vínculo de dos hombres o dos mujeres, y mucho menos se puede a esa unión atribuir el derecho de adoptar niños privados de familia. A esos niños se les produce un daño grave, pues en esa ‘familia suplente’ no encuentran un padre y una madre, sino ‘dos padres’ o ‘dos madres’».

Fuente: Mensaje del 22 de noviembre de 2001, y Angelus del 20 de febrero de 1994.

CONVERSIÓN Y BAUTISMO SIGUEN SIENDO NECESARIOS

  • «Hoy la llamada a la conversión, que los misioneros dirigen a los no cristianos, se pone en tela de juicio o pasa en silencio. Se ve en ella un acto de ‘proselitismo’; se dice que basta ayudar a los hombres a ser más hombres o más fieles a la propia religión; que basta formar comunidades capaces de trabajar por la justicia, la libertad, la paz, la solidaridad. Pero se olvida que toda persona tiene el derecho a escuchar la Buena Nueva…
  • «Los Apóstoles, movidos por el Espíritu Santo, invitaban a todos a cambiar de vida, a convertirse y a recibir el Bautismo… ‘Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo para remisión de vuestros pecados’ (Hch 2, 37-38)…
  • «La conversión a Cristo está relacionada con el Bautismo, no sólo por la praxis de la Iglesia, sino por voluntad del mismo Cristo, que envió a hacer discípulos a todas las gentes y a bautizarlas (cf. Mt 28, 19)… En efecto, el Bautismo nos regenera a la vida de los hijos de Dios, nos une a Jesucristo y nos unge en el Espíritu Santo: no es un mero sello de la conversión, como un signo exterior que la demuestra y la certifica, sino que es un sacramento que… instaura vínculos reales e inseparables con la Trinidad; hace miembros del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.
  • «Todo esto hay que recordarlo, porque no pocos, precisamente donde se desarrolla la misión ad gentes, tienden a separar la conversión a Cristo del Bautismo, considerándolo como no necesario…
  • «Ciertamente, cada convertido es un don hecho a la Iglesia».

Fuente: Redemptoris missio (1990)

CELIBATO, SUPERIOR

  • «Las palabras de Cristo referidas en Mateo 19,11-12… no dan fundamento ni para sostener la ‘inferioridad’ del matrimonio, ni la ‘superioridad’ de la virginidad o del celibato… A esta luz resulta particularmente útil una aclaración más profunda».
  • «La superioridad evangélica y auténticamente cristiana de la virginidad, de la continencia, está dictada consiguientemente por el Reino de los Cielos. En las palabras de Cristo referidas a Mateo 19,11-12 encontramos una sólida base para admitir solamente esta superioridad».

Fuente: Audiencia general del 14 y el 7 de abril de 1982.

TEMA DE LA SEMANA: AQUEL OCTUBRE DE 1978

Publicado en la edición impresa de El Observador del 20 de octubre de 2019 No.1267