Cada año entran a México un promedio de 213,000 armas ilegales desde Estados Unidos

El Observador / Redacción

Según el último reporte del Center for American Progress, una organización estadounidense que se encarga de la investigación y defensa de políticas públicas, cada año cerca de 213,000 armas de fuego son transportadas ilegalmente desde Estados Unidos hacia territorio mexicano.

El informe Beyond our borders (Más allá de nuestras fronteras) explica que entre 2011 y 2016, al menos 106,000 armas fabricadas en Estados Unidos estuvieron vinculadas con actividades delictivas en México.

El problema es mayúsculo y poco se había hecho para reconocer, en ambos lados de la frontera que este tráfico ilegal (el legal representa un tercio de lo que pasa por la frontera bajo cuerda) es una de las grandes vertientes del crimen organizado, del narcotráfico, de la violencia y de la brutal delincuencia que padece México.

CULIACÁN COMO TRASFONDO

Tras el escándalo de Culiacán, donde los narcotraficantes demostraron una fuerza de fuego mayúscula, México y Estados Unidos decidieron, por fin, lanzar un operativo conjunto para detener o tratar de mitigar el tráfico ilegal de armas provenientes del país del norte.

El operativo denominado “Frozen” (“Congelado”) tiene como objetivo mitigar y, en lo posible, erradicar algo que difícilmente lograría México sin la colaboración de Estados Unidos: la inundación cotidiana de armas que van a parar a los grupos criminales y que resultan ser “uno de los elementos detonadores de la violencia”.

Sellar la frontera entre los dos países; coordinarse e intercambiar información “para atender el flujo de armas en las aduanas terrestres, marítimas y aéreas”, es la esencia del operativo.

La pregunta es doble: si la poderosa industria de armas de fuego de Estados Unidos va a dejar este “mercado” y si las autoridades aduaneras de México dejarán de estar en algún grado de complicidad para que el flujo de armas ilegales no mate a más mexicanos.

UNA ESPIRAL DE SANGRE

  • Más del 70 por ciento de las armas que fueron confiscadas por las autoridades mexicanas entre diciembre de 2018 y agosto de 2019 son de fabricación estadounidense
  • De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, durante los primeros seis meses del año, del total de víctimas de homicidio doloso en el país, 72 por ciento perdieron la vida por arma de fuego
  • Al mes de septiembre de este año, el número de homicidios dolosos en el país ha llegado a 30,000