El Pontífice recordó los falsos exorcismos en nombre de Jesús y denunció las prácticas esotéricas que nada tienen que ver con la fe. Así, exhortó a confiar en Dios como lo hizo la Virgen María

Por Ary Waldir Ramos Díaz / Aleteia en El Observador

“La magia es incompatible con la fe; Dios no se da a conocer a través de prácticas ocultas, sino que se nos revela como amor gratuito», dijo el Papa Francisco que condenó las supersticiones, las prácticas esotéricas, el consultar magos, videntes, etc. «La magia no es cristiana», explicó ante 9 mil fieles presentes en la audiencia general del miércoles 4 de diciembre de 2019, en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

«El poder de Dios que irrumpe en Éfeso desenmascara a aquellos que quieren usar el nombre de Jesús para realizar exorcismos pero sin tener la autoridad espiritual para hacerlo», afirmó Francisco que prosiguió su ciclo de catequesis centrada en el libro de los Hechos de los Apóstoles.

Se trata del libro del Nuevo Testamento que narra las vivencias de los primeros discípulos de Jesús que, acompañados del Espíritu Santo, predicaban en medio de pueblos paganos, en tierras lejanas y, muchas veces, enfrentando situaciones hostiles y violencia.

Francisco denunció que las artes adivinatorias o «artes mágicas» nada tienen que ver con Dios y con la fe cristiana. Además, constató que, cada vez más, hay personas que confían en brujos y lectores de Tarot que, en cambio de elegir a Cristo, se abandonan a la superstición y los engaños.

«Quien elige a Cristo, no puede recurrir al mago», advirtió el Papa. «Quizás algunos de ustedes me digan….la magia es algo del pasado, hoy con la civilización cristiana esto no sucede. Pero yo les pregunto: ¿cuántos de ustedes van a buscar que les lean las cartas del tarot? ¿Cuántos de ustedes van a que los adivinos lean sus manos?, cuestionó.

«Incluso hoy, en las grandes ciudades, los cristianos practicantes todavía van a estas cosas».

«Por favor, la magia no es cristiana», dijo enfático. «Estas cosas que se hacen para adivinar el futuro, tantas cosas, o para cambiar las situaciones de la vida, no son cristianas. La gracia de Dios te trae todo: reza y entrégate al Señor».

La catequesis estuvo inspirada en lo vivido por el apóstol Pablo en Éfeso y Mileto, ya en los momentos finales de su apostolado en Asia menor. En ese contexto, el Papa explicó que «Dios desenmascaró a los que querían usar el nombre de Jesús para el propio provecho, mostrando al pueblo la debilidad de las artes mágicas».

Francisco recordó que muchos «abrazaron la fe y repudiaron» las artes adivinatorias y las prácticas esotéricas. «Los fabricantes de ídolos se sintieron amenazados y reaccionaron violentamente contra Pablo, pero sus denuncias no fueron acogidas». Algo que se repite veladamente hoy en las ciudades.

Si escuchamos la voz de Jesús y lo seguimos, no nos equivocaremos. Este ha sido el corazón de la homilía que Papa Francisco ha pronunciado esta mañana en la Misa celebrada en Santa Marta. Papa Francisco ha destacado que Jesús, Buen Pastor, es la única puerta que nos puede hacer entrar en el recinto de la vida eterna. De aquí la advertencia de no fiarnos de videntes y adivinos que nos llevan por caminos equivocados.

La puerta, el camino, la voz. Papa Francisco ha comenzado desde el Evangelio de hoy, un análisis de la cita sobre el Buen Pastor, para detenerse en tres realidades determinantes para la vida del cristiano. Antes que nada, observó, Jesús advierte que «quien no entra en el recinto de las ovejas por la puerta» sino que lo hace desde otra parte «es un ladrón y un malhechor». Él es la puerta, advirtió, no hay otra.

«Así de claro habla el Señor. No se puede entrar en la vida eterna por otro sitio que no sea la puerta, o sea Jesús. Es la puerta de nuestra vida y no sólo, sino que también de nuestra vida cotidiana. Esta decisión, por ejemplo, ¿yo la tomo en nombre de Jesús, por la puerta de Jesús, o la tomo, digámoslo así, de contrabando? Sólo se entra en el recinto por la puerta, que es Jesús».

Algunas consideraciones

La creencia popular en la magia y el temor atávico frente a la posibilidad de un maleficio, es explotado por numerosos nuevos movimientos religiosos de características sectarias y los clasificados de los periódicos dan sobrada prueba de ello.

Movimientos relacionados con la New Age o Nueva Era y, especialmente, cultos afroamericanos de lo más diversos que prometen solución a todos los problemas, laborales, familiares y sentimentales, recurren a la concepción mágica en su proselitismo.

¿Cuántas veces escuchamos a diario a personas que, desesperadas por dificultades económicas y laborales, acuden a estos movimientos y por respuesta no reciben explicaciones relacionadas con la actual situación socioeconómica, sino que les han hecho un maleficio y que, para deshacerlo, deben doblar sumas que van desde los doscientos a los cinco mil dólares o más?

O, preocupados por la enfermedad propia o de algún familiar cercano, reciben igual respuesta, abandonando tratamientos médicos con graves consecuencias.

En el mejor de los casos sólo pierden tiempo y dinero; en otros, se puede perder también la vida del alma y del cuerpo.

Algunas referencias Bíblicas para el esclarecimiento: Dt. 18,10; Jr. 27,9 y 29,8; Sab. 13,1-9; Is. 2,6 y 57,3; Os. 4,2; Mi. 5,11; Ml. 3,5; Hch. 8,9-25; 13,8-12 y 19,19.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 15 de diciembre de 2019 No.1275