El Observador / Redacción

El Papa Francisco lo ha dejado en claro en múltiples ocasiones, de muy diversas maneras, pero oponiéndose siempre a la corriente que proclama que el diablo no existe, que es un cuento de las abuelas o que sirve para espantar a los niños. He aquí un breve recuento de los dichos del Papa sobre el diablo:

El diablo no es un mito

“A esta generación y a muchas otras se les ha hecho creer que el diablo era un mito, una figura, una idea, la idea del mal ¡pero el diablo existe y nosotros debemos combatir contra él! ¡Lo dice San Pablo, no lo digo yo! ¡Lo dice la Palabra de Dios!”. (30 de octubre de 2014)

La tentación crece, contagia, se multiplica

“¿Cómo hace el demonio para alejarnos del camino de Jesús? La tentación comienza levemente, pero crece: siempre crece. Segundo, crece y contagia a otro, se transmite a otro, trata de ser comunitaria. Y, al final, para tranquilizar el alma, se justifica. Crece, contagia y se justifica” (11 de abril de 2014)

Está en guerra constante

“En el mundo existe la lucha entre el bien y el mal, dicen los filósofos. Es la lucha entre el demonio y Dios. Esto existe todavía. Cuando a cada uno de nosotros le vienen las ganas de hacer una maldad, ésa pequeña maldad es una inspiración del diablo, que a través de la debilidad que ha dejado en nosotros el pecado original te lleva a esto. Se hace el mal en las pequeñas cosas como en las cosas grandes” (31 de diciembre de 2015)

Es el príncipe de la división

“Las divisiones son el arma que el diablo tiene más a la mano para destruir la Iglesia desde dentro. Tiene dos armas, pero la principal es la división: la otra es el dinero. El diablo entra por las rendijas y destruye con la lengua, con los chismes que dividen y el hábito de chismorrear, que es una costumbre de ‘terrorismo’” (9 de septiembre de 2016)

Con el diablo no se dialoga

“(El diablo) es el padre de la mentira, que genera mentiras. Es un estafador. Te hace creer que si comes de esta manzana serás como un Dios. Te la vende de ese modo y tú la compras, y al final te estafa, te engaña y te arruina la vida (…) “Jesús nos enseña cómo (enfrentarlo): no dialogar nunca con el diablo. Con el diablo no se dialoga. ¿Qué hacía Jesús con el diablo? Lo alejaba” (25 de noviembre de 2016)

No puede contra la Virgen

“Allí donde la Virgen habita, el diablo no entra en esa casa (…) La Madre custodia la fe, protege las relaciones, salva en la intemperie y preserva del mal” (29 de enero de 2018)

No es un cuento de abuelitas

El diablo, le dijo a los niños, “existe, sí, es verdad, y es nuestro mayor enemigo. Es el que trata de hacernos resbalar en la vida.

Es el que pone malos deseos en nuestros corazones, malos pensamientos y nos lleva a hacer cosas malas, las muchas cosas malas que hay en la vida, para terminar en guerras” (3 de marzo de 2019)

Jesús ya lo derrotó

“La vida pública de Jesús comenzó con la tentación que viene de Satanás. Satanás estaba presente allí. Mucha gente que dice: ‘Pero por qué hablar del diablo, que es una cosa antigua, el diablo no existe’. No, mira lo que te enseña el Evangelio: Jesús se enfrentó al diablo. Fue tentado por Satanás”. Y lo derrotó (19 de marzo de 2019)

TEMA DE LA SEMANA: ¿SIGUE VIGENTE LA ACCIÓN DEL DIABLO?

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 26 de julio de 2020. No. 1307