Estudio preliminar

3 de agosto del 2020

Preámbulo

Dolor, compasión de la Iglesia por la devastación en México y AL, especialmente, nuestro entorno más cercano.

La Pandemia ha hecho migrar a los fieles del templo a las casas, o dicho en otra forma, a los templos e iglesias domésticas.

También ha hecho migrar la liturgia, del templo (literal) a las liturgias (del pueblo) domésticas, en las salas y comedores de las casas.

Hoy se han convertido o llegado a ser liturgias (misas) de familias, de amigos, cercanos y también desconocidos.

A partir de ahora, la acción solidaria, ya no será eventual, ocasional o por siniestros, sino permanente.

La Pandemia, representa una coyuntura que ha hecho emerger, con mayor claridad, todas las formas de injusticia, opresión, corrupción, desigualdad, exclusión, debilidad, que afectan, de manera más drástica a los más vulnerables, entre ellos, las mujeres y las niñas.

No podemos perder de vista que la emergencia del covid, se da en el ocaso de un sistema económico y cultural que nos desafía, como humanidad, a crear formas nuevas: en términos de valores, de relaciones, de instituciones y sistemas.

Iglesia Digital:

a) Necesidad de estar informados diariamente sobre la Pandemia, vacunas, contagios, hermanos fallecidos, recuperacón econ´mica de Mex y de AL, etc.

b) Mayor número y mejor equipamiento de departamentos de comunicación parroquiales, diocesanos o religiosos.

c) Nuevas plataformas y páginas webs parroquiales y diocesanas: webinars, redes sociales, reuniones virtuales.

d) Se han descubierto nuevas formas de rezar (zoom). Rosario, horas santas, misas, exequias, retiros, encuentros, etc..
Nuevas Apps: Appostolica, etc.

Re-significación sacerdotal y/o eclesial. Desafíos…

a) Superar la pastoral de la conservación, el clericalismo y necesidad de avanzar más rápido hacia la sinodalidad. Pasar de una pastoral de conservación a una de innovación, creatividad y crecimiento.

b) Una Iglesia más solidaria. Las parroquias más pudientes, ayudan a las más pobres; las Curias que puedan lo hacen con las parroquias más necesitadas.Más que nunca abierta a sostener trabajadores, hasta donde más puede; y sobre todo al pueblo de Dios, despensas, promoción del empleo.

c) Más comprometida. Ha reavivado su celo por sus fieles, por los enfermos y vulnerables, por acceder a su pueblo, por acercarse a él.

d) Ofrecer hospedaje o refugio (en espacios eclesiales) a personal que trabaja en labores sanitarias; así como enfermos, personas o familias vulnerables.

e) Acompañamiento y promoción de los pueblos originarios,

f) Foros on-line. Nuevos grupos de estudio y comprensión de la Palabra de Dios a través de foros on-line o redes sociales.

g) Proyectar misiones evangelizadoras digitales.

h) Motivar y acompañar a los maestros en esta situación de emergencia,

i) Webinar para cientos de miembros de la vida consagradas para formación y estudio.

j) Retiros digitales

Innovación y creatividad pastoral. Nuevas prácticas pastorales:

a) Bendiciones desde los campanarios, por las calles, caminando o en carro, misas desde los techos, en estacionamientos sin bajarse del carro, presentaciones matrimoniales, trámites vía zoom, , centros de escucha, bolsas de trabajo parroquiales. Bendiciones de familias en los automóviles;

b) Confesiones estando el sacerdote en la banqueta, y el penitente dentro de su carro, asistencia espiritual por teléfono

c) Portal especial para intenciones de enfermos y difuntos.

d) La útil herramienta del Call Center, utilizada para la campaña de Familias sin hambre, despensas, escucha y promoción del empleo.

e) Pastoral on line: a enfermos, a familias y a deudos. Asesoría y dirección espiritual, apoyo psicológico, médico, (funerarias), etc.

f) Tema catapultado, la categoría: vecino, pues le ha dado más importancia, redes vecinales (parroquiales), apoyo a amigos, conocidos y desconocidos. Ha surgido la idea fuerza de que no podemos prescindir de los demás.

g) Dinámicas y juegos pastorales en grupo en línea.

Versatilidad en la Iglesia

a) Acciones que YA ESTABAN trabajando pastoralmente en línea y en redes sociales, con parroquias, homilías, videos y programas digitales (radio y televisión;

b) Venta en línea, adecuándose a los tiempos (antes del covid), y éste ya no agarró a la parroquia o a la diócesis mal parada.

c) Atención psicosocial-espiritual. Directorio de Centros de escucha. Línea de la vida. Atención psicológica y espiritual.

Una Iglesia un poco más pensante y reflexiva, realizando mesas de análisis y reflexión.

a) Reflexionar sobre la teología del encuentro, para entrar en contacto de manera virtual y presencial con los fieles.

b) Repensar y proyectar un Plan estratégico para impulsar la pastoral vocacional. (Cfr. Arq de México).

c) Los padres del desierto… que vivían ya en el siglo II, en el confinamiento, que hoy habría que re-valorar…

Encuentro.com

Próximo primer encuentro de los obispos de México, 100 % en línea y abierto a la participación de los fieles.

Un protagonismo de los laicos en múltiples acciones sociales y eclesiales ante esta pandemia.

a) Defensa de la vida

b) En comunicación, redes sociales, plataformas y medios.

c) Desarrollo de liderazgos, desafío…

d) ¿Ámbito político?

Necesidad de atender a nuevos grupos de marginados:

Los ancianos, los enfermos y contagiados, los niños que hoy no pueden ir a la Iglesia. Además de los migrantes, indigentes, etc.

Una Iglesia valiente:

a) Capellanes covid, religiosas albergues, comedores, enfermeras, doctores, atención a migrantes.

b) Siempre nos faltará ser más proféticos…

c Debe ayudar desde su pobreza. Sin limosnas en las parroquias, re-aprender a ser pobre, como la verdaderamente la fundó NSJC.

Iglesia Prudente

Se ha mostrado una Iglesia prudente, que intenta adelantarse a los tiempos, y a su vez, tomando iniciativas sin miedo, sale al encuentro, busca a los que están lejos, con el corazón abierto a todos.

Una Iglesia más organizada y vinculada.

a) Ad intra: con reuniones virtuales múltiples, VEP, Comisiones y Dimensiones Episcopales, provinciales y diocesanas, sacerdotes, obispos, grupos apostólicos, devociones.

b) Las Cáritas diocesanas, más unidas que nunca a nivel nacional, trabajando en un solo espíritu y compartiendo proyectos nacionales. Lo mismo los vicarios de pastoral provinciales, los arzobispos.

c) Y ad extra: relación con todo tipo de sectores sociales, empresariales, gubernamentales, internacionales.

d) Intra e interconectada. Con la necesaria cooperación y vinculación con gobiernos, sociedad, Iglesia e iglesias. Vaticano, CELAM, USCCB, CEI, CEE, Caritas Internationalis.

e) Unidos al Papa Francisco en sus diversass convocatorias deoración, y ayuno.

f) Consagración de América Latina a la Virgen de Guadalupe el 12 de abril

g) Jornadas de ayuno y oración ecumécnica, el 14 de mayo para pedir a Dios el fin de esta pandemia.

h) Un poco indiferente de lo que pasa en países lejanos. Y, paradójicamente ha encontrado-mostrado mayor cooperación y vinculación internacional.

Nuevos modos de llegar a los niños y a los jóvenes…

Todo un desafío para la Iglesia, trabajando en ello las Dimensión Episcopal de Pastoral Juvenil y de catequesis.

KAIROS Se ha reconocido un kairos (tiempo de gracia) por la pandemia del covid…

a) Se ha reforzado la hermandad, la generosidad; unos ayudan a otros, a nivel de familias, de parroquias, de diócesis, de empresas pequeñas y grandes, de fundaciones internacionales a países. Mayor sentido de corresponsabilidad.

b) Se ha girado, se ha volteado o volcado, más hacia la comunidad y la familia, y menos a los templos. (Signo de los tiempos). A aprovechar, no resistirse, adaptarse, adecuarse a los nuevos tiempos, porque quizá en mucho de ello, ya no haya regreso.

Ha desvelado debilidades y fortalezas.  a) Se percibe en México una cierta involución espiritual. Porque hay gente que ha dejado de ir a misa. Se percibe un cierto comodismo de ya no ir (no querer regresar); una percepción de ya no necesitar al sacerdote (si hemos vivido sin ellos durante meses, ya no los necesitamos, lo mismo a la Iglesia), lo mismo con los sacramentos. Ahora se puede ver por tv o redes. Puedo ver al Papa, hay más facilidad, etc. Muchas de estas actitudes, difícilmente tendrán retorno, y tendremos que adaptarnos.

b) Con la baja en la asistencia de los fieles a misa, con la comodidad que algunos perciben en ello; por la desmotivación o incluso desinterés para ir a misa o al templo, la Iglesia ha aprendido a ser más humilde, y los padres y obispos, a quitarnos ese ego sacerdotal.

c) El tema de la mujer, quizá como un tema pendiente que el covid no ha alcanzado a catapultar, por lo menos en la Iglesia, a mi juicio, más allá de su papel como laica.

d) ¿Cómo evangelizar las zonas rurales del país que no tienen acceso a internet y plataformas digitaless? Radio, Antenas parroquiales, Televisión, etc. Difusión material impreso.

e) Ha faltado una mayor y mejor relación con los hermanos separados.

f) Se quitó el acento al cuidado de la tierra. Y la naturaleza lo tomó por sí sola.

g) Debilidad: se ha aflojado, ha bajado mucho en intensidad el tema y el trabajo de protección de menores; no en cuanto a la apertura de muchas comisiones diocesanas (35), sino a los procesos jurídicos concretos, y al trabajo nacional, en conjunto, formación y capacitación.

  • Se pospuso el 1er Encuentro nacional de responsables diocesanos y religiosos de PM.
  • Se pospuso con fecha indeterminada, la visita de Mons. Charles Scicluna y P. Jordi Bartomeu.

Una Iglesia que necesita nuevos modelos de autofinanciación.

a) Nuevas posibilidades digitales para planes de sustentabilidad pastoral: ventas on line: artículos religiosos, libros, estampas, cirios, cursos, rentabilidad de redes sociales, etc.

b) Apoyo inmediato, bolsa solidaria común, austeridad, no cobros excesivos por sacramentos, no gastos innecesarios, sólo los empleados necesarios.

c) Cooperación digital, bienhechores, eventos de recaudación digital.

d) Gasolineras, como en alguna arquidiócesis, librerías..

e) Crear planes económicos, economía solidaria, sustentabilidad de proyectos pastorales…

f) Contadores para varias parroquias; por decanato o por zonas.

g) ACN, oficina de procuración de fondos.

CONCLUSIÓN

La Iglesia, como el país, después de una crisis como ésta, necesitará acciones sublimes, para romper el indiferentismo, el tedio, la apatía, y restaurar la fe, en Dios y en uno mismo.

Como cuando en la 2ª guerra mundial, los alemanes llegaron a Francia, y encontraron todo desierto, todos los soldados habían huido, y la gente, confundida también se había marchado, solo quedaba una sola persona, sentada en medio de las ruinas, y al preguntarle: ¿quién es usted? Respondió: soy el obispo, el obispo que permanece como un recuerdo, abrazando las ruinas de la esta tierra, que piadosamente, siempre bendije.

Seguir alimentando, cultivando, cuidando los liderazgos positivos en la sociedad y en la Iglesia.

Hoy es impostergable, cuidar de las ovejitas más cercanas, sobre todo las ovejas y los pastores que se están cayendo.

Solo estando de verdad con el Señor, podremos tener la fuerza para superar la soledad y el abatimiento.

Porque no hay que olvidar, que hemos nacido en la esperanza, por lo que, junto con el dolor y la lucha contra esta pandemia, habremos de crear, una nueva humanidad, más justa y más fraterna.

Hoy menos que nunca, ante los miedos que provoca la pandemia, la Iglesia debe paralizarse, sino más bien, ir con arrojo y valentía, a buscar la perla, y conquistar tesoros, el más grande de ellos, sin duda, servir a Cristo, en los hermanos.

Si tienes alguna propuesta o idea relativa a este tema o a alguno de estos puntos, por favor envíala a mi correo: monsmiranda@arquidiocesismty.org. Te lo agradeceré mucho.

+ Alfonso G. Miranda Guardiola
Obispo Auxiliar de Monterrey
Secretario General de la CEM

Publicado en CEM