Monseñor Denys Antoine Chadha es arzobispo Sirio Católico de Alepo, de la República Arabe Siria, país que también pertenece a la región de Oriente Próximo, como lo es Irak, nación donde el Papa Francisco rompe el confinamiento de un año, para realizar una histórica visita.

Por Ana Paula Morales

Hola monseñor…

Hola Ana Paula, ¿Cómo estás? tanto tiempo sin hablar. Bueno, tú sabes que el Santo Padre, el Papa Francisco, llegó hoy a Bagdad, la capital de Irak, para realizar un viaje excelente, a las ciudades de este país.

¿Cómo fue que el Papa Francisco logró ir a Irak?

Este viaje fue esperado desde hace 20 años, desde que el Papa Santo, el Papa Juan Pablo II, quería venir y no había posibilidades de llegar a este sitio por las guerras, por la presión económica, por todo lo que vivió ese país, este viaje es un viaje de esperanza.

A pesar de la situación de persecución de los cristianos en los últimos años ¿Cuál es el propósito del viaje ante esta problemática?

La llegada del Papa a ese país, con todos los problemas que hay en el mundo, como el COVID-19, la guerra, la vida económica, la inflación, y todo eso. Pero él insistió en venir para fortalecer a los cristianos del Irak, que quedarse en su sitio. Es un viaje de ánimo, de oración y de muchas, muchas luces. Quiero decir que el Papa con su llegada a Irak fortalece al Medio Oriente, queriendo que la minoría cristiana que quedó aquí siga viviendo en esta tierra. No dejar, no emigrar, no salir, quedarse en ese sitio, que sea en Irak, que sea en el Líbano, que sea en Siria, en Jordania y en Jerusalén. Porque si la cristiandad se va de este sitio, de este Medio Oriente, se acaba la vida de esas comunidades, pues los musulmanes de Irak, de Siria, del Medio Oriente, de Siria al Líbano, no pueden vivir solos sin los cristianos, porque los cristianos, aunque son minoría, son los fundadores de este Medio Oriente.

El Pontificado del Papa Francisco sobresale por su fraternidad y misericordia, al Santo Padre le tocaron los 800 del encuentro entre San Francisco de Asís y el sultán Al-Malik Al-Kamel ¿Qué nos puede decir al respecto de todas estas vivencia que está teniendo el Pontífice con los musulmanes y Oriente próximo? Cabe destacar que Francisco también canonizó a las primeras Santas Palestinas, una de ellas santa Mariam de Jesús Crucificado.

Son la familia que nació desde el principio en este sitio… Los musulmanes, cuentan mucho con los cristianos que viven ahí, aunque son minoría, porque todo lo que ellos tienen ahora en sus manos: comercios, vida eclesiástica, cultura, música; antes era de los cristianos. Ahora los musulmanes son los dueños de las profesiones, pero siguen viviendo con paz, ánimo y tranquilidad con sus hermanos los cristianos. Y gracias a Dios… Por eso el Santo Padre vino para fortalecer esta existencia, la existencia del cristianismo en Irak.

El Papa Francisco en su primer día de visita a Bagdad, tuvo un encuentro con obispos, sacerdotes, religiosas, religiosos, seminaristas y catequistas en la Catedral católica siria de Nuestra Señora de la Salvación de Bagdad, allí donde el 31 de octubre de 2010 hubo un ataque terrorista. ¿Qué representa para usted como parte de la Iglesia siro-católica?

Así es, visitó nuestra catedral, donde murieron dos sacerdotes, y hubo más de cincuenta mártires. Es la “Iglesia de los Mártires”, así la llamaron porque ahí entraron los terroristas y mataron a todos durante una Santa Misa. También visita a la Iglesia católica caldea, la comunidad Caldea que es la mayoría de los cristianos en Irak.

En la catedral ha estado el Papa Francisco con nuestro patriarca Ignace Youssif III Younan, Patriarca de Antioquía de los sirios católicos de todo Oriente, y con ellos está también el Cardenal Louis Sako (que es el Patriarca de Babilonia de los Caldeos). Ellos representan la mayoría de los cristianos en Irak: los caldeos y los sirios.

¿Qué nos deja la visita del Papa en su primer día?

Esperamos que todo salga con un buen resultado espiritual, para la fortaleza de los cristianos en estos lugares, así como para dar un gran ánimo al gobierno iraquí de seguir manteniendo la existencia de los cristianos en ese país, y darle sus derechos.

Esto es lo que nosotros también esperamos, que en el Líbano se tranquilice esta situación y los cristianos puedan vivir con paz con lo musulmán. Y en Siria, también reclamamos nuestros derechos. Esperamos una visita especial del Papa también a Siria, como lo hizo el Papa Juan Pablo II el 7 de mayo de 2001. ¡Dios los bendiga!

Imagen: Vatican.va

Viaje apostólico a Irak: Encuentro con los obispos, sacerdotes, religiosios/as, seminaristas y catequistas