¿El pueblo mexicano tiene el gobierno que se merece?

Muchos nos hemos hecho esa pregunta y hemos contestado que este no es el gobierno que merecemos; que “nos merecemos” mucho más. Desde luego, los resultados del actual y de los anteriores gobiernos son poco satisfactorios.

 

La pobreza aumenta, la inflación se dispara, la mayor parte de los mexicanos no llega al fin de mes…  Culpar al Gobierno ha sido una tradición en México.

 

La pandemia, seguramente, ha cambiado nuestro modo de vida, nuestras costumbres, nuestra manera de conducirnos, de relacionarnos, de cumplir con las obligaciones en el trabajo, en la Iglesia, con los vecinos.

 

Hay que ser sinceros: ¿ese cambio es un cambio verdadero o es “nada más por mientras”? El cambio de verdad exigiría una vida austera, buscar el bien de los demás, asistir a los más pobres…

 

También, asumir nuestra responsabilidad ciudadana de votar por el bien posible (no por el mal menor). Solamente así tendremos el gobierno que merecemos, a la manera que nos desea ver la morenita del Tepeyac: unidos.