FamFlix, la primera plataforma de streaming con alto contenido de valores, está disponible y diseñada para que la audiencia disfrute de sano entretenimiento junto con toda la familia. El contenido transmite mensajes positivos, mensajes que dice Gerardo Villegas, director de FamFlix, también acrecientan la fe. En entrevista nos da los detalles.

Por Rubicela Muñiz

Gerardo, al mundo de posibilidades que tenemos para ver buen contenido se suma FamFlix. Cuéntanos de qué se trata esta nueva plataforma.

FamFlix es una inciativa que nace de un grupo de apostoles laicos dedicados desde hace más de 30 años a promover el evangelio y los valores humanos a través de proyectos de producción cinematográfica y medios de comunicación. Siempre han entendido que los modelos de evangelización deben estar actualizados, por lo que, al darse cuenta de la manera en que los streaming services estaban influyendo en la sociedad, decidieron lanzar una plataforma streaming de valores, 100% empática con la fe católica, como una alternativa de entretenimiento seguro y con valores para toda la familia, así como de crecimiento en la fe.

En el catálogo de FamFlix tenemos películas, documentales, talleres, vidas de santos, testimonios, conferencias, conciertos, y un basto contenido para los pequeños, como dibujos animadfos, películas, etc.

¿Qué hace diferente a FamFlix de los streaming más conocidos?

Definivivamente la filosofía y el espiritu, que aunque un común denominador es el emntretenimiento, FamFlix está comprometido a no poner a disposición de nuestros usuarios ningun contenido que esté en contra de la moralidad, valores humanos o de la fe católico-cristiana, por lo que FamFlix se convierte no sólo en un medio de entretenimiento, si no que también se vuelve un integrante más en las familias, a través del cual tienen a la mano valores y entfretenimiento sano.

¿Por qué hacen tanta falta los medios que impacten de manera positiva en la sociedad?

A lo largo de la historia de la humanidad siempre ha habido iniciativas que construyen y otras de destruyen. Justamente debido a estas últimas es por la que siempre debe haber iniciativas que contraresten el impacto negativo en la sociedad. En FamFlix consideramos un verdadero honor trabajar arduamente por brindar esperanza y hacer el bien.

¿Se puede cambiar la narrativa de una sociedad acostumbrada a ver el streaming como se aprecia en las plataformas más conocidas?

Sí se puede, aunque representa un reto muy difícil. En FamFlix todos los días nos encontramos con nuevos retos fruto del impacto que generan cientos de ofertas nocivas para la sociedad todos los días. Bendito Dios existimos muchas iniciativas que trabajamos por contrarestar y proponer, pero no es un camino sencillo. La sociedad está culturizada con la tecnología, y esta a su vez está secuestrada por los antivalores, lo que hace de este reto uno muy difícil pero no imnposible. Siempre con la ayuda de la bendición de Dios es más fácil todo.

Es una plataforma enfocada a reforzar los valores, pero también está llena de entretenimiento y diversión.

Totalmente, y cada día nos esforzamos por que nuestro catálogo sea más basto y atractivo, de tal manera que las familias ubiquen a FamFlix como “el lugar donde pueden entretenerse de manera segura y divertida”

¿Cuentan con producciones propias?

Si. Contamos con una serie animada que narra vidas de Santos, una hermosísima serie animada llamada Lukas Storyteller, contamos con docudramas, series documentales, cortos y mediometrajes, y cientos de contenidos propios, además de muchísimos contenidos de otros productores.

Finalmente, ¿cómo funciona, cómo se pueden suscribir nuestros lectores?

FamFlix está disponible en web a través de www.famflix.mx, o en nuestras apps de Android, IOS, Apple TV, Android TV y Google Chromecast.

Actualmente contamos con una promoción del 50% en su plan anual (de $499 mxn a $250 mxn) de descuento para todos nuestros amigos de El Observador, entrando a www.famflix.mx/entrada/observador , o entrando a www.famflix.mx  y escribiendo el código promocional observador.

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 23 de mayo de 2021 No. 1350