• Planificar y hacer una entronización en el hogar del Sagrado Corazón. En http://www.es.catholic.net/archivos/manualentronizacion.pdf puede leerse qué se necesita y cómo se realiza, tanto si un sacerdote puede acudir a la casa para la entronización como si esto no fuera posible.
  • Darle a la imagen del Sagrado Corazón un lugar importante de la casa, y tener el cuidado de ponerle una vela y/o un ramo de flores. Detenerse todos los días ante la imagen para orar un rato.
  • Inmediatamente al despertar por la mañana, hacer todos los días una breve oración al Sagrado Corazón ofreciéndole lo que se haga en la jornada.
  • Buscar hacer actos de amor para corresponder al Sagrado Corazón de Jesús.
  • Aceptar los sufrimientos de cada día con resignación y alegría ofreciéndolos como reparación por las ofensas hechas por uno mismo al Corazón de Cristo, pero también las ofensas que continuamente le hacen otros.
  • Rezando continuamente, a todas horas, pequeñas jaculatorias; por ejemplo: “Sagrado Corazón de Jesús, perdónanos y sé nuestro Rey”; o “Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío”.

TEMA DE LA SEMANA: “EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, MUCHO MÁS QUE UNA DEVOCIÓN”

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 6 de junio de 2021 No. 1352