Nos habéis preguntado si tiene sentido seguir vacunándose si el virus continúa mutando y surgen variantes como la británica o la brasileña. Lo cierto es que sí: que surjan nuevas variantes no significa que todas vayan a afectar a la efectividad de las vacunas (de hecho, la mayoría de variaciones no lo hacen), y en el caso de que sí lo hicieran, se pueden adaptar las inyecciones para evitar que pierdan eficacia. 

Que un virus mute es natural. El SARS-CoV-2, como cualquier otro virus, lo hace constantemente porque comete algunos errores al momento de replicar su material genético. “Las mutaciones (o cambios) pueden ocurrir al azar en cualquiera de las 30.000 bases, o nucleótidos, que componen su genoma”, indica a Verificat Adelaida Sarukhan, inmunóloga y redactora científica del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

En el caso de los coronavirus, como el SARS-CoV-2, la mutación es bastante frecuente: se estima que lo hace unas dos veces al mes. “Se han descrito cientos de variantes. La gran mayoría de estas variantes son ‘inocentes’”, señala Sarukhan. Sin embargo, unas pocas sí han supuesto mayor motivo de preocupación; forman parte de lo que los científicos llaman variants of concern (VOC, en inglés): “La B1.1.7, descrita en Gran Bretaña, la B1.351 descrita en Sudáfrica, la P.1 (en Brasil), la variante india y otras dos descritas en California y Nueva York comparten algunas mutaciones en la proteína Spike que se ha visto que pueden aumentar su capacidad de transmisión, su letalidad y/o su capacidad de escapar a la inmunidad natural o mediada por vacunas”.

La variante india

Tal y como señala Sarukhan, “los ensayos clínicos y la vacunación a gran escala —cientos de millones de personas vacunadas en todo el mundo— indican claramente que las vacunas protegen muy eficazmente contra formas graves de la enfermedad, incluso en personas infectadas con las nuevas variantes”. En el caso de la variante india, “por el momento no existe evidencia desde el terreno que reduzca la eficacia de las vacunas”, concluye Sarukhan, quien cita un pre-print (un estudio que todavía no ha sido revisado por revistas científicas), y que apunta a que tanto Covishield como Covaxin “aún son capaces de neutralizar la variante india”. La investigación recalca que “se observa una ligera reducción en la actividad neutralizante”, es decir que se necesita un nivel de anticuerpos más alto para combatir esta variante.

Los fabricantes de vacunas se encuentran actualmente desarrollando alternativas por si de repente surgiera una nueva variante que fuera lo suficientemente distinta para que las vacunas perdieran su efecto. Rediseñar las inyecciones para ajustarse a nuevas cepas no es algo nuevo ni extraordinario: cada año, las inyecciones contra la gripe tienen que rediseñarse porque las antiguas se quedan obsoletas.

Photo by Viktor Forgacs on Unsplash