Nos habéis hecho llegar un mensaje de Instagram que asegura que “el laboratorio biológico de Wuhan es propiedad de GlaxoSmithKline [GSK], que es propietaria de Pfizer”. También afirma que tal laboratorio ha sido financiado por el director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos Anthony Fauci. Estas relaciones son ENGAÑOSAS y FALSAS. La farmacéutica GSK no es dueña del laboratorio de Virología de Wuhan, ni tampoco le pertenece la farmacéutica Pfizer. Tampoco hay evidencias de que Anthony Fauci haya financiado de forma individual estas instalaciones, aunque los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH), de los que depende su departamento, sí han financiado a una organización que a su vez ha invertido en un proyecto de investigación sobre coronavirus que se está llevando a cabo en Wuhan, entre otros centros.

El laboratorio biológico de Wuhan es propiedad de GlaxoSmithKline, que (accidentalmente) es propietaria de Pfizer (el que fabrica la vacuna contra el virus que se inició (accidentalmente) en el Laboratorio Biológico de Wuhan y que fue (accidentalmente) financiado por el Dr. Fauci, quien (accidentalmente) promueve la vacuna

El mensaje que circula por Instagram contiene errores de base, como que exista en Wuhan un centro conocido como Laboratorio Biológico de Wuhan. En todo caso, y si el mensaje hiciese referencia al laboratorio donde se investigan coronavirus en la localidad, se trataría del Instituto de Virología de Wuhan (WIH, por sus siglas en inglés). Se trata de un centro que ha sido objeto de diversas teorías infundadas desde el inicio de la pandemia. El laboratorio está controlado por la Academia China de las Ciencias (CAS, en inglés) del Gobierno chino.

No existe relación conocida hasta la fecha entre este centro y GlaxoSmithKline (GSK, por sus siglas en inglés), una farmacéutica con sede en Reino Unido que, entre otras muchas cosas, participa en el desarrollo de una vacuna contra la covid-19 que todavía no ha sido aprobada en ningún país. La relación entre GSK y el instituto es inexistente, como ya han explicado agencias de verificación como Reuters o Snopes. El laboratorio tampoco aparece en la lista de actividades de GSK en China.

La relación de Pfizer y GSK también es ficticia, más allá de la creación de una sociedad conjunta para producir medicinas de venta sin receta en 2018, tal y como señalan en una nota de prensa de agosto de 2019. Sin embargo, eso no significa que GSK sea propietaria de Pfizer que, de hecho, es una empresa que está en bolsa y entre sus principales accionistas no está esta farmacéutica.

En cuanto a la financiación del laboratorio, no hay ninguna prueba de que Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, haya hecho una donación a la instalación de manera particular. Sí que es cierto que los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), del que forma parte el centro que Fauci dirige, transfirieron 3,4 millones de dólares a la organización sin ánimo de lucro EcoHealth Alliance Inc., para financiar un proyecto cuyo fin era comprender la aparición de coronavirus en murciélagos, según confirmó el mismo NIH a Reuters. Ese dinero se destinó al Instituto de Virología de Wuhan, pero también a la Universidad Normal del Este de China (Shanghai), al Instituto de Biología de Patógenos (Beijing) y a la Escuela de Medicina Duke-NUS (Singapur).

Ni la Open Society Foundations, ni AXA ni Winterthur

El mensaje también asegura que “GlaxoSmithKline es administrado por la división financiera de BlackRock, que administra las finanzas de la Open Foundation Company (Fundación Soros), que administra el AXA francés”. Es FALSO: ni GlaxoSmithKline está administrado por BlackRock, ni este fondo de inversión controla la Open Foundation Company, una fundación que no existe. La fundación propiedad del multimillonario George Soros se llama Open Society Foundations.

GlaxoSmithKline* es (accidentalmente)” administrado por la división financiera de Black Rock, que *(accidentalmente) administra las finanzas de la Open Foundation Company (Fundación Soros), que (accidentalmente) administra el AXA* francés.

La organización BlackRock es una gestora de fondos que pueden ser tanto de administraciones públicas como de ahorradores particulares. Según el mensaje de Instagram, BlackRock lleva la administración de GSK. Si bien es cierto que BlackRock posee el 7,5% de las acciones de GSK, según el sitio web de investigación financiera Fintel, no gestiona la farmacéutica. 

Lo que es falso es que BlackRock gestione la Open Society Foundations (OSF, en inglés), una organización enfocada en financiar proyectos de organizaciones benéficas.

No existe una vinculación entre la Open Society Foundations y BlackRock, aunque sí entre esta última y Soros: el magnate es presidente de un fondo de inversión, llamado Soros Fund Management, que en el pasado sí tuvo acciones en BlackRockFueron vendidas posteriormente en 2020 (en 2021 tampoco aparece en la lista de propiedades).

También es falsa la supuesta vinculación entre la Open Society Foundations y el “AXA francés” de la que habla el mensaje. No hay evidencia de que exista una conexión entre ambas organizaciones, pero sí entre el Soros Fund Management y AXA, aunque es a través de AXA Equitable Holdings, que es una empresa con sede en EE.UU., y que es propietaria, de forma parcial, de la compañía francesa AXA. Según Fintel, la fundación del magnate posee más de 450.000 acciones.

Finalmente, el mensaje asegura que Soros es dueño de la aseguradora alemana Winterthur y que ésta construyó un laboratorio en Wuhan. Es FALSO.

Soros (accidentalmente) es dueño de la empresa alemana Winterthur, que (accidentalmente) construyó un laboratorio en Wuhan* y fue comprada por la alemana Allianz

Winterthur fue comprada en 2006, no por Allianz, sino por la aseguradora AXA. Tampoco es cierto que Soros sea propietario de Allianz, aunque sí es accionista, a través del Soros Fund Management, de AXA Equitable Holdings, que es una empresa con sede en Estados Unidos y que pertenece parcialmente a la compañía francesa AXA.

La parte del mensaje que sí que es cierta es la que vincula a Vanguard —el mayor gestor de fondos de inversión del mundo— con BlackRock, ya que esta organización es uno de sus mayores accionistas. Vanguard también es uno de los mayores accionistas de las entidades financieras más grandes del mundo, como Citigroup o JPMorgan.

Artículos Verificat

Imagen de https://twitter.com/milenio