Jacary es una joven madre de 35 años, originaria de Hidalgo del Parral Chihuahua, que desde hace nueve años radica en la ciudad de Querétaro, en dónde ha consolidado una familia junto a su esposo y sus cuatro hijos. A la par de esta labor esta su faceta como cantautora, a la que poco a poco le dedica más tiempo para dar gloria a Dios

Por Rubicela Muñiz

Jacary, ¿cuál es tu razón de ser en Cristo?

▶¿Mi razón de ser en Cristo? Tengo muchas, pero lo que mi alma experimenta cuando se cumple la promesa de nuestro Señor en la eucaristía, el que Jesús permanezca en mí y yo en Él (Jn 6,56) es algo que no se puede explicar con palabras, pero sé que muchos me entenderán. Hay algunos que dicen: “yo amo al Señor aunque no lo vea”, bueno, yo tengo la dicha de verlo, de cantarle en vivo, y lo mejor, ¡cenar con Él! Estoy perdidamente enamorada de mi Señor. Esa es mi razón.

Háblanos de tu labor como madre y esposa, ¿cómo has trabajado para formar una familia cristiana?

▶ Al inicio fue muy difícil, ya que mi esposo no era creyente, rechazaba la lectura bíblica y la oración como pareja. Entonces, le pedí que tratara de conocer a Jesús, si no lo quería hacer por fe, que lo hiciera por cultura, pero no sin antes darle una advertencia: “Donde Dios te pesque, ya verás cómo te va a ir”. Y así fue, ha sido una conversión muy bonita, y ahora somos un equipo en la evangelización de nuestros hijos. Es un trabajo arduo y no siempre es fácil, pero sabemos que es lo mejor que podemos darles a nuestros hijos: el conocer y amar a Dios.

Me siento una mamá muy afortunada, a mis hijos les encanta saber de Dios. También soy la encargada de su educación escolar, nuestra escuelita en casa se llama San José Cupertino, Dios es nuestro principal invitado en todas nuestras actividades diarias.

Y qué hay de tu historia en la música, ¿desde hace cuánto es parte de tu vida y proyectos?

▶ Vengo de una familia de músicos, así que la música siempre ha sido parte de mi vida. La dejé por un tiempo para dedicarme de lleno al cuidado de mis hijos y, cuando podía, asistía a las asambleas de alabanza y oración, pues nada me hace más feliz que cantarle a Dios. Hace tres años aproximadamente que decidí servir a Dios al unirme al coro Adoremos, y fue ahí donde mi coordinador Alfredo duran me dio la oportunidad de poner al servicio del ministerio mis alabanzas. Después me uní al MCE (Músicos Católicos Evangelizadores) y mis coordinadores Lucy Garfias y Alfredo Duran, me dan la oportunidad de servir, cantar y conocer grandes cantautores católicos y aprender de ellos. Ahorita estoy trabajando en mis temas, para poder ofrecerlas a las demás personas.

Al experimentar como cantautora, ¿qué has descubierto sobre ti y sobre tu fe?

▶ Descubrí que mi conexión con Dios, al momento de hacer una oración hablada y al momento de cantar, era muy diferente. De hecho, el 90% de mis canciones son oraciones, nada más les puse música; es un don que Dios me dio y como tal se lo regreso. Como dice la letra de Vengo a ti: “Estoy aquí Jesús, a tus pies pongo mi anhelo, y te ofrezco Señor mi voz, es lo único que tengo”. Mi fe se fortalece cada día, eso me ayuda en mi conversión y en mi servicio.

Platícanos un poco de los temas que tienes escritos y que ya comenzaste a difundir.

▶ Mi primer canto fue a Jesús Eucaristía (Invítame a Cenar), Dios me fue regalando otros como Aliento de Dios; otro para el Espíritu Santo y para nuestra Madre María, que me presionó un poco para su canto (risas), y es que un día me tuve que levantar a las 2:30 de la mañana a escribir la canción de nuestra madre (Ahora tú), ya sabes, a la mamá no se le puede decir que no. Después pase por uno de los momentos más doloroso de mi vida, fue donde mis oraciones se hicieron alabanzas para Dios, uno de mis hermanos menores (Froilan Mena) moría de cáncer en el hospital y por la situación del COVID no pude viajar a verlo, y lo único que hacía era cantar. De ese momento, Dios y mi amado Froi, me regalaron: Sáname, Estoy Jesús, En ti descansare, Mi buen Jesús y Ahora tú.

La mayoría de mis canciones solo están para el servicio por el momento. Estoy trabajando para que estén pronto en las plataformas conocidas, tengo fe en qué serán de mucha bendición.

Jacary, ¿qué sueños has alcanzado y cuáles más te gustaría cumplir?

▶ Mi sueño más grande es mi familia. Le pido a Dios que un día, me conceda la gracia de servirle con mis hijos y mi esposo; nada me haría más feliz. Me encantaría que mi música llegara a muchas personas, pero todo lo dejo a la misericordia de Dios, a dónde Él la quiera llevar.

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 11 de julio de 2021 No. 1357