Carta pastoral de monseñor Vincent Long Van Nguyen OFM Conv a los fieles de la Diócesis de Parramatta (Australia) sobre la vacuna COVID-19.

Queridos hermanos y hermanas,

Dado que la variante Delta del COVID-19 se está extendiendo por Australia, especialmente en el oeste de Sydney, con consecuencias mortales, les escribo para reiterar la importancia de la vacunación como medio para protegerse a sí mismos y a los demás.

Es evidente que el virus se está propagando en gran medida entre la población no vacunada. Por lo tanto, estar completamente vacunado es un paso importante no solo para mantenernos a salvo, sino también a nuestras familias y a otras personas de la comunidad en general, y para permitirnos volver a algún tipo de normalidad.

Entiendo que a algunas personas les preocupa el origen ético de algunas vacunas. La Iglesia católica, a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha declarado que el uso de dichas vacunas no constituye una cooperación formal con el aborto. Por tanto, todas las vacunas reconocidas como clínicamente seguras y eficaces pueden ser tomadas por los católicos en conciencia.

El propio Papa Francisco ha animado a los católicos a vacunarse diciendo en una entrevista a principios de este año: “Creo que moralmente todos deben vacunarse. Es la opción moral porque se trata de tu vida pero también de la de los demás.”

De hecho, el Papa Francisco, el Papa Benedicto XVI y muchos cardenales y obispos ya han recibido sus vacunas COVID-19. Por mi parte, estoy totalmente vacunado desde finales de julio.

Os pido que tengáis en cuenta este mensaje claro y contundente del Papa. También os alerto sobre el movimiento antivacunas y los que difunden información errónea en las redes sociales, entre quienes se encuentran lamentablemente algunos clérigos.

Su oposición a las vacunas y a las órdenes de la sanidad pública no está de acuerdo con la Iglesia católica.

La pandemia ha causado mucha incertidumbre, dolor y sufrimiento al mundo entero. Recemos, sin embargo, para que pueda ser una oportunidad de renovación y transformación para la familia humana.

Que crezcamos en el espíritu de solidaridad y compasión por todos los que son vulnerables, aquí y más allá. Que podamos salir de esta crisis como personas mejores para un mundo mejor.

La diócesis  y sus instituciones están trabajando con las autoridades sanitarias para facilitar la distribución de la vacuna a los miembros de la comunidad en las zonas más vulnerables. Hagamos nuestra parte por el bien común y trabajemos juntos para acabar con la pandemia.

En Cristo,

Monseñor Vincent Long Van Nguyen OFM Conv 

Obispo de Parramatta 

Dado en Parramatta el 6 de agosto de 2021

Fiesta de la Transfiguración del Señor

Imagen de Hans Braxmeier en Pixabay