Nunca en la historia ha habido tanto odio y persecución hacia el cristianismo como ahora. Puede verse en las cada vez más numerosas profanaciones o incendios de templos, en el robo de Hostias consagradas, en la destrucción de imágenes religiosas, en las convocatorias por redes sociales para burlarse o injuriar a los cristianos, en la oposición a la libertad de expresión para los seguidores de Cristo, etcétera.

Aquí hay algunos cuantos ejemplos de las agresiones que los discípulos del Señor padecen por el solo hecho de ser fieles a su Dios y Salvador:

  • En Jordania y otros países donde hay campamentos para refugiados sirios, los funcionarios de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, se niegan a brindar ayuda a los que son cristianos. Cuenta Hasán, uno de los refugiados, que los funcionarios “sabían que mi familia y yo éramos musulmanes y que nos convertimos en cristianos, y nos sometieron a persecuciones y burlas. No nos dejaron entrar en la oficina. Ignoraron nuestra petición”.

El problema es que casi todos los funcionarios que la ONU tiene en Medio Oriente son musulmanes, por eso tratan con desprecio a los refugiados cristianos.

  • Reino Unido, cuando concede refugio o asilo, discrimina a los cristianos y favorece a los musulmanes. Por ejemplo, de 4 mil 850 refugiados sirios aceptados por el Departamento de Interior para su reasentamiento en el año 2017, sólo 11 eran cristianos.
  • Israel Folau, jugador australiano de rugby, se vio expulsado de su equipo en 2018 por publicar en redes sociales un mensaje basado en I Corintios 6, 9-10, para sacudir a los pecadores y llevarlos la conversión. El mensaje decía: “Advertencia a los borrachos, homosexuales, adúlteros, mentirosos, fornicarios, ladrones, ateos, idólatras: el Infierno les espera. ¡Arrepiéntanse! Sólo Jesús salva”. La directora ejecutiva de Rugby Australia reconoció que no había una cláusula específica en su contrato que le prohibiera publicar mensajes cristianos; aun así se le despidió.

La actitud de Israel Folau fue ejemplar: dijo amar el deporte y querer seguir jugando, pero que Cristo y su fe eran lo primero. “Si eso supone no seguir jugando, que así sea”.

  • A una muy anciana viuda católica de la ciudad de Fuzhou, provincia de Jiangxi, China, le quitaron su pensión porque se negó a renunciar a su fe. Su marido murió en 2018; a finales de 2019 las autoridades locales amenazaron con suspenderle el subsidio a menos que retirara las imágenes de Jesús de su casa; pero ella se negó.
  • A principios del 2020, debido a la eutanasia practicada una década antes en una mujer de 38 años aquejada de “sufrimiento psicológico” (era autista), tres médicos de Bélgica estaban siendo procesados por no cumplir con los requisitos del asesinato legal. El abogado de éstos afirmó que estaba investigando a los posibles miembros del jurado: “Por supuesto, excluiré a personas que sean muy católicas; por ejemplo, si manifiestan una gran devoción a María”.
  • E l9 de enero de 2020, uno de los portavoces de la coalición gobernante en España hizo un llamamiento al gobierno de Pedro Sánchez para, con el pretexto de garantizar la “neutralidad religiosa”, desaparecieran los capellanes católicos en los hospitales públicos.
  • El 25 de febrero de 2020, Saleem Masih, trabajador cristiano del distrito de Kasur de Punjab, Paquistán, fue encadenado, arrastrado, golpeado con una barra de hierro y electrocutado por un terrateniente y otros cuatro hombres, que lo acusaron de “profanar el agua” de un pozo por ser cristiano. Saleem sobrevivió tres días a su martirio, muriendo en un hospital.
  • A finales de 2020, la activista proaborto Florencia Rumpel, de Argentina, lanzó un videojuego llamado “Little Fetus Doom”, en el que los jugadores deben matar a mujeres pro-vida, sacerdotes católicos y policías antes de ganar el juego disparando a un feto humano.
  • En abril de 2021, a la niña Lydia Booth, estudiante de tercer grado en la Escuela Central Simpson, de Mississippi, el director le prohibió su cubrebocas porque tenía el letrero “Jesús me ama”; según él, el letrero era “ofensivo”.
  • El 29 de abril de 2021 la Fiscalía General de Finlandia anunció que Päivi Räsänen, diputada de aquel país podría recibir 2 años de prisión por tuitear en 2019 versículos de la Biblia con la enseñanza de Dios en materia de matrimonio y sexualidad.
  • A finales de julio de 2021, la Sociedad Internacional para las Libertades Civiles y el Imperio de la Ley informaban que en la primera mitad de 2021 un total de 3 mil 461 cristianos de Nigeria habían sido asesinados por musulmanes radicales, en su afán de exterminar toda huella del cristianismo en Africa.

TEMA DE LA SEMANA: LA PERSECUCIÓN DE LOS CRISTIANOS: PUERTAS ROTAS A LA LUZ DEL CIELO

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 29 de agosto de 2021 No. 1364