Por Sergio Estrada

Este Domingo 21 de Noviembre es la celebración litúrgica de la “Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo”, que corresponde al último Domingo del año litúrgico del rito romano. Originalmente fue establecida como: “Fiesta de Cristo Rey”.

Orígenes de la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo.

Luego de la primera Guerra Mundial en medio del crecimiento del comunismo en Rusia y con ocasión del 1600 aniversario del Concilio de Nicea (Año 325), el Papa Pío XI en 1925 a través de la encíclica “Quas Primas” instauro la solemnidad de “Cristo Rey del Universo”.

Cristo Rey, Christux Rex, es el nombre de Jesús en Latín procedente de las escrituras y es el título con que todo cristiano usa para referirse a Jesús y,  celebrado como la solemnidad de Cristo Rey por la Iglesia Católica en todo el mundo.

Esta solemnidad es una de las más importantes dentro de la Iglesia Católica, porque se celebra que Cristo es el Rey del Universo, dueño de todo a través de Dios. Cristo es Rey porque su reino es de la verdad, vida de santidad, gracia, justicia, amor y paz.

Esta realidad esta alejada de todo lo que significa imposición, agresividad, violencia, corrupción y dominio sobre otros seres humanos. “Con el grito de Viva Cristo Rey”, se lanza para alentar místicamente la lucha violenta entre ideologías diferentes”.

Con esta solemnidad nos preparamos en reconocer que Jesucristo Rey del Universo es el verdadero Rey del mundo, cuando nos adentremos al “Adviento” y posteriormente al Nacimiento del Mesías en la Navidad. Ahora en un mundo tan lleno de ideologías que nos hacen divagar en creencias que no tienen sustento y, que finalmente con la solemnidad de Cristo Rey del Universo confirmamos que en medio de nosotros el que reina es Cristo.

La razón por la que se llama Rey a Jesucristo, es porque es Hijo de Dios confirmando esta descendencia de padre a hijo por las enseñanzas y milagros de Jesús. Con esta solemnidad de Cristo Rey del Universo, la Iglesia catequiza concluyendo el año litúrgico completo.

Es como si se dijera que con esta solemnidad es la noche vieja cristiana, ya que el próximo domingo después de esta solemnidad comienza el adviento para la preparación a la venida del Señor al mundo.

Cristo es Rey del Universo porque tiene que reinar hasta que ponga a todos los enemigos bajo los pies de Dios. El último enemigo en ser aniquilado será la muerte y al final cuando todo se le haya sometido Cristo mismo se someterá al Padre y así Dios será todo en todo.

“Digno es el Cordero, que fue inmolado de recibir el poder y la riqueza, la sabiduría y la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza”. Por eso necesitamos que Cristo reine en nuestra inteligencia, en nuestra voluntad, en nuestro corazón y en nuestro cuerpo.

Imagen de Francisco Xavier en Cathopic