«En las ideologías no está Jesús: su ternura, amor, mansedumbre». Es lo que ha dicho esta mañana el Papa Francisco, al reflexionar el evangelio de este día, en la Celebración Eucarística en la Capilla de Casa Santa Marta.

Haciendo una actualización del pasaje evangélico: «¡Ay de vosotros, doctores de la ley, que os habéis llevado la llave del conocimiento!», el Papa señaló que la fe puede llegar a degenerar en ideología o moralismo:

«Cuando un cristiano se convierte en discípulo de la ideología, ha perdido la fe: ya no es más un discípulo de Jesús, es discípulo de este comportamiento de pensamiento […] Y por esto Jesús les dice: ‘Os habéis llevado la llave del conocimiento’. El conocimiento de Jesús se ha transformado en un conocimiento ideológico y también moralista, porque cerraban la puerta  con muchas prohibiciones». «Jesús nos lo ha dicho: “Cargáis las espaldas de la gente con muchas cosas, pero solo una es necesaria”».

El Papa fue enfático al declarar que si la fe se convierte en ideología, esta « hace huir a la gente, aleja a la gente y aleja a la Iglesia de la gente. Es una enfermedad grave la de los cristianos ideológicos. […] Su actitud es la de volverse rígidos, moralistas, especialistas en ética, pero sin bondad. La pregunta puede ser esta ¿Cómo un cristiano llega a esto? ¿Qué sucede en el corazón de este cristiano, de este sacerdote, obispo, Papa, para que se llegue a esto? Sencillamente una cosa: ese cristiano no reza. Y si no hay oración, tú cierras siempre la puerta».

Francisco aseveró que «la llave que abre la puerta a la fe es la oración». Y advirtió: «Cuando un cristiano no reza […] su testimonio es un testimonio soberbio». Quien no reza es “un soberbio, un orgulloso y un suficiente. No es humilde. Busca promocionarse a sí mismo”. Sin embargo, afirmó, “cuando un cristiano reza, no se aleja de la fe, habla con Jesús”. Y, precisó: «Una cosa, dijo el Papa, es rezar y otra es decir oraciones».