Por Juan Antonio Espinosa, cantautor católico |

No somos hijos de la ley. Nacimos de la Palabra que se hizo carne en nuestra tierra.

Fue Él, Jesús, el que nos enseñó cuales son los verdaderos caminos del Señor, las sendas de la auténtica felicidad,
los caminos de las bienaventuranzas.

Él nos habló de la única Ley con mayúsculasla Ley que da vida, que nos llena de alegría y ensancha el corazón. La Ley que no nos hace esclavos, sino hombres y mujeres libres, la Ley del Amor.

Tu Palabra me da vida (Salmo 118)

Tu Palabra me da vida,
confío en Ti, Señor.
Tu Palabra es eterna,
en ella esperaré.

Dichoso el que, con vida intachable,
camina en la ley del Señor.
Dichoso el que, guardando sus preceptos,
lo busca de todo corazón.

Tu Palabra me da vida …

Postrada en el polvo está mi alma,
devuélvame la vida tu palabra.
Mi alma está llena de tristeza,
consuélame, Señor, con tus promesas.

Tu Palabra me da vida…

Escogí el camino verdadero
y he tenido presente tus decretos.
Correré por el camino del Señor,
cuando me hayas ensanchado el corazón.

Tu Palabra me da vida…

Éste es mi consuelo en la tristeza,
sentir que tu palabra me da vida.
Por las noches me acuerdo de tu Nombre,
recorriendo tu camino dame vida.

Tu Palabra me da vida…

Repleta está la tierra de tu gracia;
enséñame, Señor, tus decretos.
Mi herencia son tus mandatos,
alegría de nuestro corazón.

Tu Palabra me da vida,
confío en Ti, Señor.
Tu Palabra es eterna,
en ella esperaré.

Letra: Salmo 118 // Versión-adaptación: Juan Antonio Espinosa

Música: Juan Antonio Espinosa

La grabación, junto con 50 canciones más, se encuentra en el Doble CD “Las Canciones de la Asamblea” y la partitura en el libro del mismo título (EDIBESA // www.edibesa.com).

Ahora puedes escuchar la canción “Tu Palabra me da vida” pulsando aquí

También, si lo deseas, te la puedes descargar gratis pulsando aquí

Publicado en el «blog de Juan Antonio Espinosa» (http://blogs.periodistadigital.com/juan-antonio-espinosa.php) en periodistadigital.com. Reproducido con permiso del autor.